23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Arrimadas medita el porvenir de Cs con tres decisiones a tomar en septiembre

Arrimadas, junto a Álvarez de Toledo, reapareció este jueves en el acto de homenaje.

Arrimadas, junto a Álvarez de Toledo, reapareció este jueves en el acto de homenaje.

Los Presupuestos, la coalición con el PP en Cataluña y la estrategia de oposición en el Congreso esperan a la líder naranja en su "regreso". Y los críticos vuelven a calentar el debate.

Quiso la casualidad este jueves que Inés Arrimadas reapareciera en público -tras su baja por maternidad- en el acto de homenaje a las víctimas del Covid organizado por Pedro Sánchez, y que el protocolo la situara junto a la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo.

Y es que a Arrimadas la espera la dirección de Ciudadanos para analizar en profundidad sus malos  resultados el 12-J en Galicia y el País Vasco y la agenda, tan intensa como decisiva, para el otoño político que se avecina.

Por urgencias del calendario, la presidenta del partido naranja va a tener que resolver que posición adoptan sus diez diputados en el Congreso ante los Presupuestos que Pedro Sánchez activó este mismo martes. Una posición determinante, tras los acuerdos entre ambos durante el estado de alarma, en una estrategia que en las urnas no ha tenido un reconocimiento de sus votantes. Más bien lo contrario.

De la experiencia de la coalición con el PP, Arrimadas va a tener que tomar la decisión de si la alianza se reedita en Cataluña, ante el inmiente anuncio de la fecha de los comicios que debe fijar Quim Torra. La líder naranja sabe que en esas urnas se juega, en gran medida, el futuro del partido. Ella fue la ganadora de las últimas elecciones, en un hito histórico, y todo lo que no sea revalidar o acercarse mucho a esos resultados le creará un problema.

 

Arrimadas, junto a Carlos Iturgaiz, en el único mitin que ha protagonizado el 12-J.

 

Y entre ese nuevo dilema, aparentemente contradictorio, -el apoyo a la supervivencia política de Sánchez o una nueva coalición con Pablo Casado-, se juega la última decisión que debe adoptar Arrimadas a la vuelta del verano. La estrategia de oposición a seguir en el Congreso y ratificar su separación radical o no de la hoja de ruta que marcó en su día Albert Rivera, con su no a la "banda de Sánchez".

De momento, al calor de 12-J ha vuelto a reaparecer su gran rival interno, el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea. Lo ha hecho de nuevo queriendo marcar el camino a su jefa de filas. Igea exige ahora un proyecto político que abarque "desde el centro hasta la izquierda".

"Una de las lecciones del 12-J es que los partidos tienen que tener implantación en el territorio", ha advertido el dirigente de Cs, que cree que "la estrategia del Gobierno y del PSOE y Podemos está cuestionando la existencia de un modelo nacional".  Así que otra vez tiene Arrimadas encima el aliento de sus críticos.

Comenta esta noticia