26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Losantos remata a Irene Montero como ministra con una frase de a Pablo Iglesias

Irene Montero está en una delicada situación como ministra de Igualdad.

Irene Montero está en una delicada situación como ministra de Igualdad.

No le ha hecho falta ni buscar fuera para poner la puntilla a una ministra de Igualdad que no es que haya quedado en evidencia sino que es la prueba misma de lo que es de verdad de género.

Es uno de los temás más presentes en las columnas y análisis de opinión para comenzar la semana y Federico Jiménez Losantos hace lo propio en su tribuna de El Mundo: a pesar de lo que pudiera parecer a simple vista cree que el Gobierno actual es el "más ferozmente machista que ha tenido España en las últimas cuatro décadas".

Con grandes dosis de ironía determina que la que lo tiene más fácil es curiosamente la ministra de Igualdad, Irene Montero, porque "violencia de género es lo que diga Pablo Iglesias que es violencia de género" y recuerda que "ningún político, desde antes de la democracia, había dicho algo parecido a lo del vicepresidente del Gobierno en RNE: que se apropió del móvil de "una joven", que estaba "bajo mucha presión" y que lo hizo "para protegerla".

A juicio de Losantos, lo que demuestran los mensajes publicados en esos medios a los que insultan Iglesias y sus compañones, es que el caso Dina "no es más que el caso Iglesias, un montaje del partido y su soviet judicial que presentaron como "víctimas de las cloacas del Estado" a quienes son una cloaca en sí mismos, aunque con ínfulas de Estado y dueños de medio Gobierno".

Más aún, para el periodista lo que "resulta ferozmente de género es que requieran la protección del macho alfa (como se llama Iglesias en esos mensajes) las fotos de una damisela en apuros frisando la treintena, que obtuvo matrícula de honor como alumna de Iglesias, fue su asistente personal en Bruselas y regenta ahora un medio de difamación que le ha puesto, como si fuera un piso, el ex asesorado, ahora protector". 

Por eso considera que Montero "tiene la obligación legal y moral, sola y en compañía del Gobierno todo, de explicar y combatir esta nueva forma de violencia de género que, esgrimiendo un discurso progresista, trata como perpetuas menores de edad a mujeres a las que se dice proteger robando su móvil y guardándolo medio año o año y medio, no por lo íntimo que haya de ella sino de él".

Muy duro concluye que "Montero tiene a mano, creo, un soberbio ejemplar de macho protector. Espóselo, azótelo, pero explíquenoslo". 

Comenta esta noticia