23 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Festival de desplantes: lo que le espera a Felipe VI si gana Sánchez

La última hora de Ciudadanos deja al líder del PSOE al borde de un acuerdo con los mismos que durante los últimos meses se han dedicado a desautorizar al Rey por activa y por pasiva.

Con el posible pacto entre PSOE y Podemos para que Pedro Sánchez gobierne sobre la mesa junto a alguna opción nacionalista-independentista, han vuelto a la actualidad viejos comentarios de los miembros más destacados de la formación morada. Antiguos tuits, muchos de ellos hoy borrados, en los que muestran su inquina hacia el Rey Felipe VI con el que la semana que entra Pablo Iglesias volverá a reunirse en la ronda de contactos. No son los únicos desplantes que el Monarca ha tenido que sufrir en los últimos meses de parte de los mismos con los que ahora quiere pactar el líder del PSOE. Más ahora que Ciudadanos ha vuelto a repetir que "no votará sí a un Gobierno presidido por Sánchez en ningún caso".

Alcaldes vinculados a Podemos y sus candidaturas ciudadanas, así como representantes nacionalistas de hasta siete Comunidades Autónomas (las opciones que baraja Sánchez para llegar a La Moncloa a toda costa) han escenificado en los últimos meses su distanciamiento de la Corona retirando retratos del Rey de sus despachos, desplazando cuadros y bustos del lugar central del Salón de Plenos o proponiendo cambios en las menciones honoríficas a la Familia Real de instituciones públicas.

Cataluña es sin lugar a dudas la autonomía en la que se han producido más gestos de rechazo a la Corona. El último de ellos, que está estudiando la Fiscalía, procedió del portavoz de la CUP en Barcelona, Josep Gargantè, que terminó su intervención el miércoles pasado en el Pleno municipal que decidió retirar la Medalla de Oro de la ciudad a la Infanta Cristina con los siguientes versos de una canción: "Si el Rey quiere corona, corona le daremos. Que venga a Barcelona y el cuello le cortaremos". La formación antisistema explicó con posterioridad que su representante no pretendía amenazar al Monarca.

El Ayuntamiento de Barcelona ya fue noticia en julio pasado, cuando retiró del salón de plenos el busto de Juan Carlos I, con el argumento de que ya había dejado de ser Rey. La actual regidora, Ada Colau, ha anunciado una revisión de la simbología de la ciudad, al considerar que la Monarquía está "sobrerrepresentada" y que, a su juicio, no se reflejan otros símbolos de la tradición local como el republicanismo.

El artículo 85.2 del Real Decreto 2568/1986 obliga a colocar la efigie del Rey "en lugar preferente" del salón de sesiones

Hasta la fecha, la Delegación del Gobierno en Cataluña ha presentado cuatro recursos contenciosos administrativos contra otros tantos ayuntamientos catalanes por no tener la efigie del Rey en el salón de plenos o por no colocarla de manera adecuada. Los recursos afectan a la ciudad de Barcelona, los ayuntamientos de Badalona y Vacarisses (en la provincia de Barcelona), que no han colocado la imagen de Felipe VI, y a Torredembarra (Tarragona), cuyo salón de plenos tiene una fotografía del Monarca, pero la Delegación la considera inadecuada legalmente por ser muy pequeña. El artículo 85.2 del Real Decreto 2568/1986 de 28 de noviembre, que aprueba el Reglamento de organización, funcionamiento y régimen jurídico de las entidades locales obliga a colocar la efigie del Rey "en lugar preferente" del salón de sesiones.

En Galicia, Baleares, Cádiz y Navarra, también andan a vueltas con el retrato del Rey. El nuevo alcalde de Cádiz, José María González Santos, 'Kichi', decidió reemplazar el retrato del Rey Felipe VI que lucía en su despacho cuando accedió al cargo por otro del anarquista y primer edil de Cádiz durante la Primera República, Fermín Salvochea.

Lo mismo han hecho otros alcaldes de diversas localidades gallegas, ya que nada les obliga a tener la imagen del Rey en su despacho, que es su lugar de trabajo privado. El regidor de La Coruña, Xulio Ferreiro (Marea Atlántica) optó por retirar el retrato del Rey Felipe VI que lucía en su despacho. El alcalde de Manzaneda (Orense), el nacionalista David Rodríguez (Anova), guardó el retrato del Rey y lo sustituyó por otro de Alfonso Daniel Manuel Rodríguez Castelao, considerado uno de los padres del nacionalismo gallego.

En Baleares, la presidenta del Parlamento balear, Xelo Huertas (Podemos), también retiró el retrato de Felipe VI de su despacho por sus convicciones republicanas. En el Ayuntamiento de Palma, donde gobierna el Partido Socialista de las Islas Baleares, con el apoyo de MES y Som Palma, el busto del Rey se ha trasladado a un lateral del Salón de Plenos.

En el ayuntamiento de Pamplona, donde gobierna EH Bildu, el retrato de Felipe VI se ha colocado en la pared posterior del salón de plenos, detrás de las últimas filas de asientos reservados al público. Claro que el movimiento más llamativo ha sido la decisión del Gobierno de Navarra de vetar a los Reyes en las próximas entregas del Premio Príncipe de Viana. El Gobierno de Uxue Barkos (Geroa Bai) justificó su decisión en que en sus orígenes este premio "nunca estuvo vinculado a la Corona española", si bien la presidenta autonómica señaló que esto no quiere decir que el Gobierno de Navarra no quiera tener una "relación normalizada con todas las instituciones del Estado".

La entrega de los premios Princesa de Asturias en Oviedo también suscita rechazo a nivel local. Podemos e IU secundaron una concentración de protesta contra el acto en su última edición, mientras que en los últimos presupuestos municipales (el PSOE gobierna con Podemos e IU) se aprobó recortar en 50.000 euros la subvención que el Ayuntamiento concede a la Fundación Princesa de Asturias, por la presión que los socios de los socialistas hicieron en este sentido.

Periodistas fusilados, deportistas fallecidos, líderes nacionalistas... el objetivo es desplazar a Felipe VI

En Gerona, ERC y la CUP han presentado una moción conjunta en el Ayuntamiento para que la Fundació Princesa de Girona (FPdGi) pase a llamarse Carles Rahola, en recuerdo al periodista gerundense fusilado en 1939 tras entrar las tropas franquistas en la ciudad.

En Zaragoza, un juez ha tenido que paralizar el cambio de nombre del Pabellón Príncipe Felipe impulsado por el equipo anterior de Gobierno de la Chunta Aragonesista y que ha continuado el gobierno actual dirigido por Zaragoza en Común. En verano pasado, el nuevo equipo de Gobierno aprobó un decreto para cambiar el nombre del pabellón, para que pasase a denominarse Pabellón José Luis Abós, en honor al técnico del club de baloncesto de la ciudad fallecido de cáncer.

 

Comenta esta noticia
Update CMP