15 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

«En el Madrid no puedes perder ni en los entrenamientos»

Jonathan Woodgate, con la camiseta del Real Madrid.

Jonathan Woodgate, con la camiseta del Real Madrid.

Jonathan Woodgate recordó su paso por el Madrid, que pudo haberse frustrado por una fractura en la espalda. Pese a la presión de jugar en el Bernabéu, agradeció la ayuda de sus compañeros.

La era de Los Galácticos siempre estará presente en los recuerdos del madridismo. Pese a que la generación no obtuvo el éxito esperado con sus fichajes de escándalo, las repercusiones mediáticas alcanzaron picos significativos. En medio de tantos nombres que al ser anunciados agotaban las camisetas, Jonathan Woodgate llegó en 2004 proveniente del Newcastle United con grandes ambiciones, pero su paso por el Madrid no produjo los resultados deseados, por lo que abandonó el club dos años después.

Recientemente, el inglés conversó con Jamie Garragher en su podcast, Greatest Game, donde comentó parte de su experiencia vistiendo la elástica blanca. El coste de su fichaje fue de 22 millones de euros. De acuerdo con el inglés, su agente sabía que el Madrid estaba siguiendo sus pasos incluso desde antes de llegar a jugar con el Newcastle; para entonces, militaba en las filas del Leeds United, con el que llegó a jugar la Champions.

Ya enfundado con la camiseta de las urracas, vivió su mejor etapa como jugador y disputó la Copa UEFA. Fue entonces cuando su agente le comunicó que había una oferta desde Madrid por 20 millones de euros. Ante ello, Woodgate contestó «¿Tú qué crees? Siempre quieres jugar para el mejor equipo del mundo si tienes ambición».

Pero el sueño parecía venirse abajo una vez que ambos clubes habían alcanzado un acuerdo. El jugador voló a Múnich para los exámenes médicos de rigor con cierto temor por una afección en uno de sus muslos. Sin embargo, el médico le informó que tenía una fractura en la espalda con desplazamiento, ante lo cual recordó el caso de Gabi Milito, cuyo fichaje no pudo concretarse por no aprobar las pruebas médicas.


Buen detalle de Florentino Pérez

Para Woodgate fue una noticia terrible, y la conversación telefónica que sostuvo el médico con Florentino Pérez, en un español para entonces incomprensible por el jugador, se hizo interminable. Sin embargo, el presidente del Real Madrid contestó «No te preocupes, le firmaremos por cuatro años en vez de cinco».

Su etapa como merengue no comenzó de la mejor manera por sus constantes lesiones. De hecho, no jugó ningún partido a lo largo de su primera temporada. Debió esperar hasta 2005 para ver acción por primera vez ante el Athletic de Bilbao, en lo que fue un debut para el olvido: un gol en propia puerta y expulsión por doble tarjeta amarilla.

Recordó a varios entrenadores en el banquillo del Bernabéu, como Camacho y Luxemburgo y admite que se le hizo difícil aprender el idioma. No obstante, reconoce que tuvo grandes compañeros, como Guti, cuya zurda lo dejó impresionado. También agradeció haber sido ayudado por sus compañeros, especialmente por los brasileños, como Ronaldo o Roberto Carlos. Por otra parte, hizo referencia a la presión constante que sufría el Madrid por parte de la afición y la prensa: «Cuando vas a un club tan grande no puedes perder ni en los entrenamientos. Perder un partido era como perder la Guerra Mundial».

Su paso por el Madrid culminó en 2006, cuando fue traspasado al Middelsbrough. Posteriormente pasó por el Tottenham (2008-2011) y el Stoke City (2011-2012) antes de volver al Boro definitivamente para retirarse en 2016. El exjugador, ya hoy con 40 años, reconoce que vivió sus mejores años en el Newcastle, por cuya afición siente un gran afecto.

Comenta esta noticia
Update CMP