19 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Madrid de las sombras

El Madrid de las sombras se cargó a Capello, a Del Bosque, a Mourinho...

El Madrid de las sombras se cargó a Capello, a Del Bosque, a Mourinho...

Hay un Madrid gigante y negro que visita y atrapa a los madridistas en sus sueños. Que se expande bajo tierra en un entramado de odio y destrucción que avanza como un tsunami.

El Real Madrid de fútbol está ante el mayor reto de su carrera: vencerse a sí mismo. Cuando eres el mejor club de la historia ya no compites contra nadie más que contra ti. Y ese es un gran problema, porque si el Real Madrid se enfrenta contra sí mismo significa que en liza están los dos mejores equipos de la historia: el Madrid y el Madrid de las sombras.

Hay un Madrid maravilloso, donde todo fluye, los títulos caen del cielo, los jugadores son aclamados, el presidente es un líder espiritual, el entrenador actúa en armonía con el entorno y los aficionados incluso animan. Y hay un Madrid de las sombras. Un Madrid oscuro. Un Madrid gigante y negro que visita y atrapa a los madridistas en sus sueños. Un Madrid que se expande bajo tierra en un entramado de odio y destrucción que avanza como un tsunami y que si nadie lo detiene terminará por arrasarlo todo.

Este Madrid de las sombras se introduce en las mentes de sus aficionados y les hace pensar como él. Les hace pasar frío y refugiarse al calor de la pipa contra el diente, la sal contra el labio y a las noches de sofa, mantita y Punto Pelota. Les hace creer lo que no es, que Zidane no vale, que Benzema no tiene gol, que la plantilla es corta, que hay que fichar, que hay que cambiar, que hay que destruir. Este Madrid de las sombras no tiene una animadversión especial por ningún ídolo de ningún sector del madridismo. Este Madrid de las sombras odia al Madrid en general. Odia al Madrid como forma de supervivencia. Se alimenta de su odio al Madrid. Este Madrid de las sombras se cargó a Capello, a Del Bosque, a Mourinho, a Ancelotti y a tantos otros y ahora va a por su siguiente víctima.

A este Madrid de las sombras se le combate con fuego o con títulos. O con todo a la vez. Pero al final la maldad es grande, crece y se aprovecha de las debilidades de su rival. A día de hoy el Madrid real -o el Real Madrid- es vigente campeón de España y de Europa, algo que no lograba desde 1958. Pero al Madrid de las sombras eso no le importa. En el Madrid de las sombras el Bernabéu es un antro plagado de enredaderas, nebulosa y cáscaras de frutos secos. En el Madrid de las sombras se oyen quejidos lastimeros de aficionados atrapados en la oscuridad que piden dimisiones. Gruñidos con los que impiden al que tienen delante levantarse para animar.

No sé cómo se vence a este Madrid de las sombras, pero sí sé lo que pasa si no se le frena



No sé cómo se vence a este Madrid de las sombras, pero sí sé lo que pasa si no se le frena. Sé que la oscuridad se apoderará del club y cada derrota y cada gol encajado será una losa cada vez mayor. Cada portada dramática del día siguiente será cada vez más sangrante. Cada silbido en el estadio será cada vez más atronador. Y cuando queramos darnos cuenta Zidane será despedido, el equipo será renovado y, una vez más, las sombras habrán ganado al mejor equipo de la historia, que tendrá que rehacerse cada año hasta el infinito, sin terminar de dejar cuajar ningún proyecto.

Comenta esta noticia
Update CMP