15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Zarzalejos descubre el flanco débil del impertérrito Sánchez y tiembla el PSOE

Tras pasar por graves penalidades personales y políticas se diría que ya nada le afecta y además cuenta con un arma de destrucción masiva que todo el mundo teme. Pero tiene un punto débil.

Este lunes el presidente del Gobierno estrenó la temporada del Hoy por Hoy de Pepa Bueno y este martes José Antonio Zarzalejos analiza en El Confidencial lo que pasó en la SER: "Durante los casi 40 minutos de conversación con Bueno el presidente habría pasado por un polígrafo sin que el gráfico registrase alteraciones de pulso o de tensión ante las preguntas formuladas y las respuestas ofrecidas". 

A su juicio, "Sánchez —el renacido— ha pasado por graves penalidades personales y políticas, y las de ahora las aborda con serenidad y un punto de relativismo. Da la sensación de que tiene descontadas todas las dificultades que ya padece y las que le van a sobrevenir. Y al tenerlas amortizadas las enfrenta con una calma extraña, políticamente taimada. Eso sí: equipado con el arma de destrucción masiva que consiste en la facultad que le confiere, personalísimamente, la Constitución de disolver las Cámaras y convocar elecciones. ¿Lo va a hacer en el corto o medio plazo? Si por medio plazo entendemos 2019, seguramente. Pero no antes de primavera".

Zarzalejos aventura: "Yendo un poco más allá de sus palabras, pero interpretando su lenguaje gestual, ante la insistencia de si convocará elecciones si no dispone de las cuentas públicas que su Gobierno quiere, da la entera impresión de que lo hará, pero reservándose el cuándo" y "ese cuándo puede estirarlo el presidente como un chicle, de modo que la convocatoria caiga en el otoño de 2019".

Según el periodista, "Antes, no va a mover ficha y agitará algunos debates de oportunidad (¿de oportunismo?) para contento de los progresistas recalcitrantes".

Pero hay un escollo en su impertérrito plan: el frente catalán: "Sánchez está jugando a que este otoño la crisis catalana siga eufórica en épica de resistencia pero que no se traduzca en hechos que le obliguen a tener que pactar con el PP la aplicación, otra vez, del artículo 155. Este es el flanco débil del presidente del Gobierno. Su táctica es de contención, de oír declaraciones pero no de escucharlas, de ver pero de mirar para otro lado, de aplicar la política de 'culo de hierro' (jamás levantarse de la mesa de negociación) haga lo que haga el interlocutor y de introducir contradicciones en las filas separatistas". 

En conclusión, que "Sánchez está en los márgenes de la ortodoxia política. Y allí se encuentra cómodo". Vamos, que el secretario general del PSOE parece conocer los estímulos que debe activar para que reaccionen la izquierda y la derecha "como cuando supo ganar las primarias de su partido mientras todos los analistas pensamos que las perdería, empezando por la llamada 'vieja guardia' de su partido. A modo de conclusión: a un presidente impertérrito y curtido en la política tahúr de los órdagos a la grande, es mejor no subestimarle". 

Comenta esta noticia
Update CMP