21 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

¡Atención!: 7 maneras de prevenir el ictus que te sorprenderán

Cada año aumenta el número de personas menores de 55 años que sufren esta enfermedad que, en contra de lo que se piensa no es exclusiva de personas mayores

El ictus es la principal causa de lo que se conoce como Daño Cerebral Adquirido; consiste en una obstrucción brusca del riego sanguíneo que afecta al cerebro provocando graves secuelas. En estos momentos es la primera causa de mortalidad en mujeres y la que provoca un mayor número de discapacidades, sin embargo seguimos relacionándola con la edad y no con otros factores de riesgo que pueden provocarla a edades tempranas. 

Cada año fallecen en España 3.825 personas jóvenes por esta enfermedad y casi un 10% de los 125.000 casos que se registran anualmente afectan a menores de 55 años, así que prevenirla es fundamental... y no es tan difícil. Por supuesto están los consejos básicos: no fumar, hacer ejercicio, llevar una dieta equilibrada y huir de las drogas, pero además hay otros hábitos que nos ayudarán a minimizar los riesgos.

1- Refuerza tus neuronas

No es un tópico: mantener la mente activa hace que las conexiones neuronales se fortalezcan y ayuda a minimizar no solo el riesgo de ictus , también los efectos que pueda tener en caso de que se produzca.  Para reforzar las conexiones neuronales tampoco hace falta un gran esfuerzo. Basta con hacer sudokus, crucigramas, cuentas o puzzles, estudiar o hacer ejercicios de memoria a diario. 

 

2- Cuida tu salud bucal

Está demostrado que una boca mal cuidada es  un factor de riesgo de enfermedades cerebrovasculares. Cepíllate dientes y lengua después de cada comida, usa el hilo dental y mantén tus encías sanas. La visita anual al dentista o en cuanto detectes una caries no es agradable, pero puede salvarte la vida

 

3- Reduce la ingesta de azúcar

El exceso de azúcar, sobre todo si es refinada, puede provocar  que el páncreas deje de producir insulina, lo que acabaría por afectar a los vasos sanguíneos. De hecho, el riesgo de sufrir un ictus en los diabéticos es de 2 a 4 veces mayor que en la población con niveles normales de azúcar en sangre 

 

4- Toma chocolate negro

Los flavonoides que contiene el cacao son también un protector contra dolencias cardiovasculares. Además, hay estudios que apuntan a que el chocolate, siempre que contenga como mínimo un 85% de cacao – o lo que es lo mismo: con un contenido bajo en azúcares –  y consumido con moderación ( de 1 a 3 onzas diarias) es un protector contra la diabetes tipo 2

 

5- Practica sexo

Hay investigaciones, como la realizada por la Queens University de Belfast que aseguran que hacer el amor tres veces por semana puede reducir a la mitad el riesgo de sufrir un infarto o un ictus. Un estudio realizado por científicos israelíes demuestra que las mujeres que tienen dos orgasmos a la semana tienen un 30% menos de probabilidades tener problemas cardiovasculares respecto a aquellas que no practican sexo o no logran alcanzar el orgasmo. La explicación está en que la práctica del sexo reduce el nivel de homocisteína, un aminoácido que produce nuestro cuerpo y que pueden dañar el revestimiento de las arterias.

 

6 - Toma vitamina B

La mayoría de las personas que tienen un nivel alto de homocisteína no obtienen suficiente folato (también llamado ácido fólico), vitamina B6 o vitamina B12 de su dieta. Para prevenirlo, toma alimentos que las contengan  como cereales para el desayuno, legumbres, plátanos, productos lácteos, espárragos e hígado de vacuno

 

7- Apúntate a la  sauna

Las altas temperaturas y la elevada humedad provocan un efecto vasodilatador que  hace que nuestro corazón bombee con más fuerza estimulando así el riego sanguíneo. Además la sauna tiene un efecto relajante  que provoca que nuestro cuerpo libere endorfinas que nos ayudarán a decir adios al estrés, que es otro de los factores que pueden favorecer la aparición de un ictus

Por último recuerda que en el caso de sufrir un ictus lo más importante es reconocer los síntomas lo más rápidamente que se pueda. Si de pronto sientes acorchamiento en las extremidades, visión borrosa, dificultad en el habla, mareos y problemas de equilibrio,  y/o un dolor repentino y muy intenso de cabeza, no lo dudes y acude a un centro de urgencias. Ten muy presente queCada hora de retraso en la atención neurológica tras un ictus supone un envejecimiento cerebral de 4 años.


Comenta esta noticia
Update CMP