Si la pizza es Patrimonio de la Humanidad ¿por qué no la paella valenciana?

Foto de la celebración del Día Mundial de la Paella

Foto de la celebración del Día Mundial de la Paella

La pizza napolitana forma parte del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad desde hace poco más de un año. Ahora la toca a la paella valenciana, pero ya hay codazos por el protagonismo.

El Ayuntamiento de Valencia ha celebrado este lunes la primera reunión de la comisión de expertos que va a trabajar en la candidatura para convertir la paella, en patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO. Una comisión compuesta por académicos, hosteleros y expertos en turismo, que ya promovieron la celebración el 20 de septiembre del Día Mundial de este reconocido plato valenciano.

La primera teniente de alcalde y concejal de Desarrollo Económico, Sandra Gómez, cree que sobran los motivos para poner en valor nuestra receta más internacional como ya ocurrió con la pizza napolitana, declarada en diciembre de 2017 Patrimonio Cultural de la Humanidad, aunque ahora empieza un camino largo.

El procedimiento para solicitar este reconocimiento empieza desde la Conselleria de Cultura, que tiene que declarar la paella como Bien de Interés Cultural. Después, la Generalitat Valenciana presentará al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte la propuesta de candidatura a la Lista Indicativa, un listado de bienes culturales registrados de las diferentes autonomías para presentar a la UNESCO. El Bien en cuestión, la paella, debe permanecer en esta lista al menos un año. A partir de ahí, el proceso continúa durante al menos dos años más, interviniendo el Consejo de Patrimonio Histórico y el Comité de Patrimonio Mundial para su aprobación final.

El PP ya lo pidió en septiembre de 20018

Sin embargo, el PP ya solicitó que la paella fuera reconocida por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad justo el día en que se celebró por primera vez el Día Mundial de la Paella, el 20 de septiembre de 2018. 

El grupo parlamentario popular presentó una proposición no de ley (PNL) en el Congreso para que el Gobierno "apoyara, impulsara y defiendiera", para su debate en la Comisión de Cultura, la candidatura de la paella, ya que sin paella “no hay fiesta que se precie en la Comunidad Valenciana”, decía el escrito de la PNL.

Los populares pidieron a la Cámara Baja que instara al Gobierno a que “apoye, impulse y defienda en las instancias internacionales oportunas” la inscripción de esta receta en la lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de esta agencia de la ONU.

A juicio del PP, y de uno de sus impulsores, el diputado José Mª Chiquillo, la paella cumple todos los requisitos para ser considerada patrimonio inmaterial de la humanidad, que pasan por ser un alimento “tradicional, contemporáneo y viviente” o que sea “integrador”.

“En toda familia valenciana existe algún recuerdo en que el centro culinario del momento haya sido la paella valenciana, sea una boda, fiesta o sencilla pero emotiva comida familiar de fin de semana”, explicaba el PP en su propuesta al Congreso de los Diputados.

Tal es la devoción por la paella, que los populares hace seis meses ya subrayaron que “el fenómeno social que supone compartir la elaboración y degustación” de este “manjar”, lleva consigo “la base de la identidad cultural y la continuidad, generación tras generación, de las comunidades y territorios de toda la cuenca mediterránea”.

 

Comenta esta noticia
Update CMP