29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Murcia rompe el tabú y señala a las pateras como riesgo para extender el virus

Pedro Sánchez y Grande Marlaska

Pedro Sánchez y Grande Marlaska

Aragón, Albacete, Murcia o Valencia sufren rebrotes extraños que no se deben solo al ocio nocturno. Y empienzan a decirlo en pleno repunte del veto desde Alemania también..

"Este fin de semana entraron en Murcia 500 inmigrantes en patera". La frase es del presidente de esa región, Fernando López Miras, y pone el acento en un tabú del que casi nadie habla públicamente por el temor a recibir acusaciones de xenofobia: la posible relación entre la inmigración descontrolada y una nueva oleada de coronavirus en España.

Miras ha roto ese silencio explicando, con pelos y señales, el enorme problema de gestión que este asunto representa para las Comunidades Autónomas, que no tienen competencias en materia de Extranjería, privativas de un Gobierno Central que, según su testimonio en la Cope, mira para otro lado.

Al parecer, el truco que está utilizando el Ministerio del Interior consiste en no actuar durante 72 horas, tiempo a partir del cual la custodia de los migrantes en situación irregular sí pasa a ser de las regiones. "Es un despropósito que puede causar un grave problema sanitario", explica el presidente murciano, dando un dato inquietante: ya han detectado a 14 personas infectadas.

 

La virulencia del rebrote en Aragón también puede tener un origen similar, según fuentes regionales consultadas por ESdiario: los temporeros de la franja de Lérida sospechosos de haber enfermado son trasladados, en muchos casos, al hospital oscense de Barbastro, desde donde acabarían trasladándose incluso a determinados barrios de Zaragoza.

Una imagen parecida a la que hace diez días también se vio en Albacete, donde una treintena de temporeros hacinados en una nave se saltaron su confinamiento, en unas condiciones deplorables, para invadir las calles de la ciudad manchega y provocar altercados con su amenaza de contagio a los propios vecinos.

Desde Aragón hasta Albacete o Valencia

Para completar el mapa,  Andalucía y la Comunidad Valenciana también han visto llegar a pateras incontroladas, con especial intensidad en la provincia de Alicante y en Almería. Allí, según informa Andrés Mestre, la situación se ha desatado: al menos 15 inmigrantes se han fugado en las últimas horas de un hospital de campaña montado a marchas forzadas para tratar de controlar un brote que, de momento, ya ha dejado al menos ocho infectados.

El ocio nocturno y el descontrol en los aeropuertos aparecen a la cabeza de las sospechas

Aunque hasta ahora este espinoso asunto no está en el debate público, el PP ha dado un paso al respecto. Fuentes populares ya señalan a ESdiario que entrarán a fondo en el problema: "No entendemos por qué el Ministerio del Interior no está actuando, tal y como es su obligación, ante la llegada de inmigrantes que puedan estar contagiados por COVID", explican.

"Exigimos al Gobierno que rectifique y asuma sus competencias en materia de inmigración, como ha reclamado el presidente de la Región de Murcia. También en esta cuestión Sánchez se lava las manos", apuntan.

Y todo en plena debacle de la temporada turística, con tres grandes potencias como Reino Unido, Francia o Alemania desaconsejando con distinta intensidad viajar a España entera o a alguna de sus regiones.

La posibilidad de que la inmigración irregular llegada desde África esté incentivando los contagios es evidente. Aún así, es menor que las dos causas más probables que señalan las autoridades sanitarias: el ocio nocturno y la falta de control en el aeropuerto de Barajas, señalado como gran responsable por al menos dos gobiernos regionales, los de Madrid y Murcia.

Comenta esta noticia