19 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un teniente apuntilla a Trapero al relatar cómo sus mossos le dejaron vendido

El exjefe de los Mossos, Trapero, el día que declaró como testigo en el TS.

El exjefe de los Mossos, Trapero, el día que declaró como testigo en el TS.

Un agente avisó a los policías catalanes mientras rodeaban la Casa Cuartel en la que viven las esposas e hijos de los guardias. Y esta fue su asombrosa reacción contada en el Supremo.

No por reiterados, los testimonios de los agentes de la Guardia Civil que están prestando declaración como testigo en el juicio del procés dejan de ser más impresionantes. Dramáticos en la mayoría de las ocasiones. Y una de las partes peor paradas de estas confesiones de los miembros de las FSE está siendo el cuerpo de los Mossos y su máximo responsable aquellos días, el exmayor Josep Lluís Trapero.

Este jueves se ha producido uno de esos momentos reveladores, cuando un teniente de la Guardia Civil ha explicado con todo detalle cual fue la respuestas de sus compañeros catalanes cuando pidió ayuda, mientras los independentistas rodeaban la Casa Cuartel de Manresa.

Este oficial ha relatado al tribunal que juzga el proceso independentista en Cataluña la pasividad de los Mossos d'Esquadra el 20 de septiembre de 2017 para establecer un perímetro de seguridad en torno a la casa cuartel de la localidad sabiendo que se había convocado una concentración en torno al edificio, donde también viven las familias de los agentes.

En respuesta a las preguntas del fiscal Fidel Cadena, el teniente ha explicado que a mediodía del 20 de septiembre avisó al jefe de la Comandancia de Barcelona de que se estaba convocando por redes sociales una convocatoria de protesta frente a la casa cuartel "con la idea" de que éste informara a los mandos de los Mossos oportunos.

Sobre las cinco de la tarde, ha indicado, recibió una llamada de un comisario de la policía autonómica, que no le concretó si había recibido la solicitud de la Guardia Civil, pero sí le comunica que para ese día no podrían contar con los antidisturbios de los Mossos (Arro) porque en Barcelona la situación era "muy complicada" con la masiva concentración frente a la Consejería de Economía.

Posteriormente, el teniente volvió a hablar con su superior, al que notó "un poco enfadado" porque le dijo que sí había solicitado a los Mossos el establecimiento de un perímetro de seguridad. El comisario, después, se lo confirmó al testigo, pero le especificó que lo habían previsto en la acera de enfrente de la casa cuartel.

"Le dije que en la acera de enfrente nada, que estaban aporreando la puerta", ha apuntado, recordando al tribunal que los Mossos d'Esquadra son los encargados de las labores de seguridad ciudadana en Cataluña.

Y es que, para entonces, la concentración ya había empezado y había unas 2.000 personas concentradas "pegadas" a la pared de la casa cuartel, donde ha asegurado que residen unas 160 personas, desde bebés hasta ancianos de 80 años.

El teniente ha explicado que fue él quien ordenó cerrar la puerta del edificio al ser el responsable de la seguridad del mismo porque ya había un precedente de una protesta, en diciembre de 2016, por detenciones de personas sospechosas de haber quemado fotos del Rey.

También optó por retirar la bandera de España del mástil situado en la entrada de la casa cuartel y así evitar "males mayores", es decir, "que a alguien se le pase por la cabeza hacer cosas no muy acordes con la enseña nacional".

En uno de los muchos mensajes que se intercambió con el comisario de los Mossos también le comunicó su decisión de retirar la bandera y que a los manifestantes se les había ocurrido izar una estelada. "Su respuesta fue: 'la puedes quitar cuando se vayan'", ha resaltado al ser preguntado por la abogada del Estado Rosa María Seoane.

 

Comenta esta noticia
Update CMP