13 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un empresario relata los chanchullos del PSOE-A ante un Parlamento desértico

Imagen de la sesión de la comisión de investigación de los EREs de este mismo martes.

Imagen de la sesión de la comisión de investigación de los EREs de este mismo martes.

El testimonio de José María Pérez, imputado como beneficiario de los cursos de formación fraudulentos, ha pasado sin pena ni gloria pese a ser escandaloso. No es el primero. ¿Por qué?

"En los últimos cuatro o cinco años, desde que se acabó el dinero, ha habido muchas cosas raras". "¿Por qué no ha habido inspecciones (de la Junta)? Se habrían llevado muchísimas sorpresas". "He hecho montones de cursos (de formación) a los que no me han ido inspectores porque decían que no les pagaban ni el kilometraje ni las dietas".

Quien así habla es José María Pérez González, empresario imputado en la macrocausa de los EREs. Pérez González, investigado en una de las piezas separadas abiertas por la juez María Núñez Bolaños, compareció este martes ante la comisión de investigación creada en el Parlamento de Andalucía a propósito de las subvenciones fraudulentas supuestamente concedidas para cursos de formación.

Su testimonio tuvo momentos escandalosos, como tantos otros de los que han desfilado por la comisión parlamentaria. Y sin embargo pasó sin pena ni gloria. También como tantos otros.  

Pero qué esperar de una comisión de investigación que ni siquiera concita el interés de sus señorías. La imagen de la sesión de este martes, totalmente desangelada, se viene repitiendo casi desde que arrancaron las comparecencias, que aún se prolongarán hasta el 22 de abril. Para entonces habrán pasado por allí 70 empresarios, interventores provinciales, jefes de Formación, delegados provinciales de Empleo...

La comisión está presidida por el diputado de Ciudadanos Julio Jesús Díaz y formada por 19 diputados más, entre vocales y vocales suplentes. En la sesión de este martes había nueve. Y no es la excepción, sino la tónica común.

Para más inri, la Junta de Andalucía se plantó en jarras antes de la Semana Santa y anunció que no enviaría a la comisión de investigación ni un solo expediente más de los cursos de formación porque está desbordada y es "físicamente imposible", según el director general de Formación para el Empleo. Pese a la petición expresa de los diputados, que llevan cinco meses reclamándolos.

Ello ha desmoralizado e indignado a los partidos de la oposición. De hecho este martes el portavoz del PP en la comisión, Miguel Ángel Torrico, se quejó airadamente de los palos en la rueda de la Junta que preside Susana Díaz: "Que mande ya todos los expedientes que los tiene. Lo ha podido hacer desde hace cinco meses. Así esta comisión no va a poder seguir. Ya está bien", denunció Torrico.  

Comenta esta noticia