20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La primera ecografía revela que los hijos de Montero e Iglesias son liberales

Los felices papis, en primer plano. Detrás, hijos de anteriores relaciones

Los felices papis, en primer plano. Detrás, hijos de anteriores relaciones

Una nube se cierne sobre la felicidad de la pareja que garantiza la supervivencia de la especie. Los niños pueden salir liberales. Pero todo está en marcha para evitarlo. Ellos pueden.

 

 

Los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero serán liberales. Así lo muestra la primera ecografía practicada a la portavoz de Podemos en la selecta clínica Ruber de Madrid, a la que acudió para conocer de primera mano los abusos de la sanidad privada con respecto a la pública.

El resultado dejó sorprendida a la pareja, según fuentes de su entorno, que se conjurará no obstante para revertir esa anomalía contratando como canguro a Anna Gabriel y poniendo de profesor particular de los mellizos a Juan Carlos Monedero.

La prueba confirma las sospechas que la propia Montero tuvo por una escena vivida recientemente en el Congreso. "Empezaron a dar pataditas cuando intervino Rajoy para hablar de pensiones, y los movimientos se mantuvieron cuando llegó el turno de Rivera. Sin embargo, estuvieron en silencio cuando tomó la palabra su madre y se movieron, como para ponerse de espaldas, cuando subió a la tribuna su padre", narra a El Pato Cojo un testigo presencial.

La reacción inicial de la pareja, que anunció su feliz estado en un comunicado con el sello 'Casa de los Iglesias-Montero y dos Sicilias' y un reportaje en la revista Hola  titulado 'Los príncipes del pueblo pudieron dos veces' , fue de perplejidad y desarrolló en ambos un sentimiento de culpa que ahora, afortunadamente, empieza a pasarse.

Ojo con Hernando y Girauta

"Pablo le dijo a Irene que en adelante procurara no rozarse nada con Rafa Hernando y que debían acabarse esas charlas de pasillo con Girauta y ambos se comprometieron a no ver Antena 3 ni a pasar cerca de quioscos donde vendan el Abc, al menos mientras dure el embarazo", sostienen fuentes próximas a los futuros padres.

 

La revista del Movimiento anunció la nueva y su trascendencia para todos y todas

 

Montero ha iniciado un tratamiento pionero para paliar el riesgo consistente en ver repetidos cada noche dos programa de 'La Tuerka' mientras Iglesias, después de comidas y cenas, leerá en voz alta las noticias de portada de 'Público' y fragmentos de la obra de Gramsci. No se descarta tampoco la intervención de Íñigo Errejón como consejero prenatal de los pequeños, dado que por cercanía de edad se da por hecho que despertará más empatía en ellos cuando les irradie conocimientos hasta el núcleo uterino.

Pensando en nombres

Además, y aunque no están decididos los nombres, Iglesias y Montero se referirán a los pequeños de manera provisional hasta su nacimiento como "Hugo y Huga, comandante y comandanta, Fidel y Fidela o Stalin y Stalina", de manera indistinta para ayudar a su sano crecimiento.

Pese al cierto disgusto, Iglesias y Montero se guardan un último recurso por si todo lo demás falla y los bebés nacen queriendo leer a Hayek o a Churchill: someter a la decisión de las bases lo que tienen que pensar los retoños, para que sea la gente quien tenga la última palabra. "Quizá sólo sirva para paliar un poco los daños, pero al menos tenemos que evitar que un día quieran hacer la comunión disfrazados de marineritos".

 Según los últimos sondeos, las probabilidades de que los hijos de Iglesias y Montero nazcan populistas son del 19%, socialistas del 20% y liberales-conservadores de casi el 50%.

 

Comenta esta noticia