El sexo, las exparejas y la política, prohibido en Navidad

Consejos para pasar una Navidad en familia sin los conflictos de todos los años. Menos vino, y sobre todo, menos sexo y política. ¿Se imaginan juntos a separatistas y constitucionalistas?



Los especialistas de Quirónsalud Valencia y Torrevieja aconsejan huir de las opiniones políticas en las sobremesas navideñas, sobre todo si alguno de los presentes tiene una posición muy opuesta o poco dialogante, así como "no herir los sentimientos religiosos en unas fechas basadas en la orientación de fe cristiana" y no tratar las anteriores relaciones personales de pareja.

En una semana cargada de comidas y cenas festivas en familia, los expertos recomiendan "adoptar una actitud tranquila, minimizar el conflicto y aparcar las diferencias para disfrutar de las fiestas", detalla el grupo hospitalario en un comunicado.

Estas sobremesas de Navidad permiten "un momento distendido de relax para expresarnos con mayor ligereza", aunque los especialistas advierten que pueden convertirse en un instante de desencuentros familiares ante diferentes comentarios.

Otro de los temas a evitar es el sexo: "Aunque puede resultar divertido, hay que tener cuidado si tenemos enfrente personas de otras generaciones para las que pueda resultar incómodo o inapropiado", advierte Marina Sangonzalo, psicóloga de Quirónsalud Valencia.

También conviene evitar hablar de anteriores relaciones amorosas. "Mejor seguir la pauta de dejar el pasado atrás y vivir el presente. Mencionar sucesos de anteriores navidades que se han vivido con exparejas puede herir alguna sensibilidad", indica Nuria Javaloyes, psicóloga de Torrevieja.

Para las especialistas, este tipo de fricciones suele ser más recurrente entre familiares políticos como cuñados, suegros, yernos y nueras, porque "no se han elegido, al contrario de la pareja que sí es elección nuestra".

En cualquier caso, reconocen que en todas las familias existe una figura aglutinadora, "un rol que desempeña normalmente un padre, una madre o algún abuelo que resulta un referente familiar, a quien todo el mundo respeta y ayuda a limar las asperezas".

Evitar reproches

"Las navidades son las fechas indicadas para ejercitar nuestra asertividad y evitar los reproches. Una buena práctica es evitar los mensajes 'es que tú' y convertirlos en 'me gustaría que': de esta manera podremos evitar los posibles conflictos de las tertulias familiares", aconsejan las expertas.

A la hora de abordar este tipo de situaciones, recomiendan adoptar una actitud tranquila, minimizar el conflicto y pedir abiertamente a las partes que aparquen sus diferencias y valoren todo lo bueno que les rodea en ese momento.

Quirónsalud cuenta con más de 35.000 trabajadores en más de 120 centros sanitarios, entre ellos 45 hospitales que ofrecen 6.800 camas hospitalarias. Dispone de tecnología avanzada y un equipo de profesionales especializados y de prestigio internacional.

Pues ya saben. Mejor hablar de cualquier cosa menos lo más recurrente. Ya se sabe que siempre hay un cuñado "gracioso" que acaba con sobremesas pensadas para ser felices. Así, si usted no quiere acabar estas fiestas enfadado con algún pariente, que suele pasar en el 90% de los casos, sea prudente y no hable de lo innombrable, aunque el vino suele ser muy traicionero, sobre todo para aquellas personas poco acostumbradas. Eso sí, camino de casa, afile la navaja y despelleje al familiar -metafóricamente hablando- de turno. Es una terapia que disminuye el estrés. Feliz Navidad. 

Comenta esta noticia
Update CMP