El único secretario autonómico que falta trabajará con Gabriela Bravo

El último pleno del Consell antes de julio ha abordado las cuentas de la Generalitat. Se aplaza el nombramiento de directores generales porque aún no se sabe cuántos serán.

El último pleno del Consell de junio ha servido básicamente para que el conseller de Hacienda, Vicent Soler, volcara un alud de datos sobre la salud financiera de la Comunidad, tan cuestionada incluso desde Madrid en las últimas semanas. Sin perjuicio de que aportemos algunos de esos datos concretos cuando consigamos digerirlos, la conclusión de la Cuenta General de la Generalitat y organismos dependientes, es que los resultados son satisfactorios respecto de situaciones precedentes.

De hecho no ha faltado alguna insinuación luego no concretada sobre la eficacia de la actual líder del PP, Isabel Bonig, cuando fue consellera (de eso hace más de cuatro años). E incluso la acuñación por parte de Mónica Oltra del concepto de “ruina en diferido” para casi 1.500 millones pendientes de la vieja RTVV. Cuando se le ha preguntado a Soler si ese dinero no había sido ya provisionado por el PP, el conseller ha tenido que reconocer que así es, y ha justificado su alusión en que era una “información pro-memoria”.

Preguntado también por el desequilibrio patrimonial avanzado por El Mundo en el que incurre À Punt, Soler ha vuelto a enchufar el ventilador para recordar las “barbaridades” de los responsables de RTVV en absoluto comparables con los avatares del presupuesto de 55 millones del que goza la segunda rtvv. “Esta es una empresa emergente que no tiene ingresos”, ha dicho Soler, para luego destacar que “tiene mucha presencia en redes”.

Mientras tanto, la disminución de las listas de espera y de los barracones escolares van a continuar vinculadas a la mejora de los ingresos por financiación autonómica. La reivindicación continuará, al decir del conseller, que ha destacado que “el primero que ha de mover ficha es el Gobierno de España”, pero que luego “hemos de ser seductores” cuando el asunto pase irremediablemente por el parlamento.

Nombramientos

En la lista de asuntos ordinarios del Consell estaba también el cierre del organigrama tras los acuerdos del Botànic II. La única secretaría autonómica que queda pendiente de cubrir es la de Justicia, que le corresponde a Podemos. Su futuro responsable habrá de lidiar con la consellera socialista Gabriela Bravo, con los sindicatos de funcionarios, y con el mestizaje. Fabiola Meco rechazó hacerse cargo, y parece que hay dificultades para encontrar a quien quiera trabajar con Bravo en este área.

La otra secretaría autonómica de esa consellería es la de Emergencias, que pasa de depender directamente de Ximo Puig a hacerlo de Gabriela Bravo. El elegido es, como se esperaba, José María Ángel, ex-alcalde de la localidad en la que se ubica la central de ese servicio, L'Eliana.

En cuanto a las direcciones generales de las consellerías, Oltra ha confirmado que se aplazan los nombramientos de ese tercer escalón porque aún se sigue negociando sobre la estructura de ese nivel.

Fin de semana

El Consell también se ha adherido a los actos reivindicativos del colectivo LGTBi para este fin de semana. Fin de semana en el que continuaremos afectados por la actual ola de calor, con temperaturas generalizadas en la Comunidad Valenciana de entre 35 y 40 grados y un altísimo riesgo de incendios forestales.

Comenta esta noticia
Update CMP