24 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La inhabilitación de Torra lleva a una falsa tregua entre Puigdemont y Junqueras

La inhabilitación de Torra sume a Cataluña y varios meses de desgobierno.

La inhabilitación de Torra sume a Cataluña y varios meses de desgobierno.

El independentismo firma un paz temporal para salvaguardar el gobierno de la Generalitat y blindar el calendario electoral. Y Òmnium y la ANC vuelven a agitar las calles.

Era esperada la sentencia y nadie especulaba con otro veredicto que no fuera la inhabilitación de Quim Torra como presidente de la Generalitat.

La confirmación ha llegado este lunes, con el fallo definitivo del Tribunal Supremo, y, en un previsible efecto dominó, ha provocado varias reacciones en cadena: la tregua momentánea entre Junts y Esquerra fraguada en las últimas dos semanas, para que el vicepresidente Pere Aragonés se convierta en el heredero provisional y conduzca la transición hasta las elecciones -previsiblemente a primeros de año, en enero o febrero-. Y la consiguiente escenificación de unidad en un independentismo que en realidad está dividido y atomizado como nunca antes.

También un nuevo frente que se le abre a Pedro Sánchez. Porque nadie en Cataluña confía ahora en que la mesa bilateral puesta en marcha por La Moncloa vaya a tener mucho recorrido hasta la nueva cita con las urnas. De hecho, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha sido una de las principales dirigentes políticas en defender que los catalanes vuelvan a ser llamados a votar. Antes que cualquier otra negociación.

Por lo demás, la reacción a la inhabilitación de Torra, por descontada, ha sido similar a la de una voladura controlada. Con mensajes similares de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras de cara a la galería y la consiguiente llamada a las calles por parte de Òmnium y la ANC.

De momento, Quim Torra prevé mantener su agenda de este lunes y no variará su actividad ya que dicha sentencia todavía "no le ha sido notificada" y, por tanto, su inhabilitación no es todavía efectiva aunque el TSJ de Cataluña ya ha puesto a trabajar su maquinaria para hacerla efectiva de inmediato. De hecho, Torra se ha reunido ya en el Palau con su equipo de abogados que encabeza Gonzalo Boyé.

Torra estaba en el Palau poco después de hacerse pública la sentencia: a primera hora ha encabezado un acto del Biocat y después ha presidido el comité sobre coronavirus junto al videpresidente Pere Aragonès y otros miembros del su Ejecutivo.

Quien sí ha alzado la voz ha sido Carles Puigdemont con una nueva amenaza a Pedro Sánchez: "De destitución en destitución hasta la república final". "Un Estado corrompido desde la Corona hasta la judicatura continúa decidiendo en nombre de los catalanes. Una vez más, el Estado español interfiere en nuestras instituciones democráticas", ha expresado en sus redes sociales.

El expresidente hacía referencia a que él fue suspendido en aplicación del artículo 155 de la Constitución tras el 1-O en 2017, y ha mostrado su apoyo a su sucesor inhabilitado: "A tu lado, presidente Quim Torra".

 

 

Torra, ya el pasado en la Generalitat; Aragonés, el futuro inmediato para el corto plazo.

 

Discurso similar el de Oriol Junqueras, que ha criticado que "la represión contra el independentismo no tiene freno".

Por su parte, Òmnium Cultural, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y la Asociación de Municipios por la Independencia han convocado concentraciones ante los ayuntamientos catalanes en protesta contra la inhabilitación.

Desde los partidos que sostienen la Generalitat, la vicepresidenta de JxCat y diputada en el Parlament, Elsa Artadi, ha llamado al independentismo a ratificar el resultado del referéndum del 1-O en las elecciones que se convoquen tras la inhabilitación de Torra, y a superar el 50% de los votos para que el resultado tenga "consecuencias políticas".

"Esta decisión se enmarca en este derrocamiento de los presidentes legítimos elegidos por el Parlament así como en la vulneración de los derechos de los catalanes de elegir al presidente de la Generalitat", ha lamentado en rueda de prensa.

El presidente del PDeCAT, David Bonvehí, ha lamentado la "judicialización de la política. Quim Torra tiene todo nuestro apoyo", ha asegurado. También ha anunciado que convocará una reunión de la Dirección Ejecutiva Nacional extraordinaria del partido para valorar "la injusticia que se comete con esta inhabilitación".

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha tachado la inhabilitación como un "ataque a la democracia" y contra el movimiento independentista. "Estamos ante un ejemplo más de esta causa general contra el independentismo que solo entiende la represión para acallar un proyecto legítimo como el independentismo", ha afirmado en rueda de prensa telemática.

Especial expectación había ante la reacción del presidente del Parlamento de Cataluña, dado que tiene la llave para una posible convocatoria de elecciones. Pero Roger Torrent no se ha salido del discurso único este lunes y ha avisado de que "la represión no acabará con la voluntad mayoritaria de este pueblo". "Inhabilitar al presidente de la Generalitat por ejercer el derecho de la libertad de expresión es impropio de un sistema democrático. Todo el apoyo MHP Quim Torra".

Eso sí, nadie duda de que a partir de este martes se van a producir numerosos movimiento a varias bandas al margen de esta reacción oficial. El independentismo ha saltado por los aires y cada uno de sus actores busca el mejor lugar en la rampa de salida hacia las urnas del comienzo de 2021. Si antes no hay alguna sorpresa en el avispero en el que se ha convertido la política catalana.

Comenta esta noticia