02 de junio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Chenoa recibe un duro mazazo justo antes de casarse de quien menos esperaba

Chenoa.

Chenoa.

Ahora que todo parecía irle a las mil maravillas a la cantante y presentadora, tanto en el terreno personal como en el sentimental, un nubarrón negro amenaza con empañar su boda de cuento.

La cantante Chenoa está más feliz que una perdiz. Después de mucho tiempo besando ranas parece que ha encontrado a su príncipe azul (dicho por ella misma aunque con otras palabras) y ya tiene boda en el horizonte.

Tal como desveló ella misma a golpe de exclusiva al alimón con su prometido, el médico Miguel Encinas, ya hay fecha, ya hay vestido, ya hay detalles, ya hay invitados y parecía que solo había que esperar a que llegara el feliz día.

Y sin embargo, unos nubarrones negros han aparecido en el horizonte también a toda portada, como lo hizo la exclusiva de Chenoa y Miguel, hace unos días. 

Ha sido alguien tan cercano como su padre biológico el que se ha empeñado en empañar el gran acontecimiento con unas duras declaraciones en la revista Pronto.

Desde Buenos Aires, José Carlos Corradini, de 65 años, ha vuelto a la carga para denunciar que sigue sin tener contacto alguno con su hija y que sacará un libro autobiográfico repleto de bombas mediáticas que, muy probablemente, arruinarán el buen momento que atraviesa Chenoa a nivel personal y profesional.

"La mujer que está escribiendo mi biografía es investigadora y el libro será polémico", anticipó Corradini, que asegura no sacar el texto con intención de "dañar" a Chenoa, de quien asegura que se va a callar "episodios oscuros que podrían perjudicarla".

Cabe recordar que el padre biológico de Chenoa (Laura Corradini, fuera de los escenarios) tiene ocho hijos de cuatro relaciones distintas y se enteró por la prensa de que la cantante se casaba con el urólogo Miguel Sánchez Encinas.

Puesto que asegura malvivir en un apartamento de 15 metros cuadrados con una pensión de menos de 200 dólares, que apenas le llega para subsistir ataca a su hija porque "ella es la gallina de los huevos de oro para esas personas: su madre, su padrastro, su hermano que es mi hijo... Ella les mantiene".

 

Sea como fuere, también es cierto que la artista nunca ha ocultado que para ella su verdadero padre es Juan Antonio Marino, Tati (actual pareja de su madre biológica).

Por su parte, Corradini sostiene que  "me robaron a mis hijos" años después de que su ex cogiera a sus hijos y dejara Argentina con rumbo a España porque "la patria potestad era exclusivamente mía". El defiende que nunca ha tenido dinero para pagar un pasaje a España y preguntar a la Justicia por qué permitió que sus hijos permanecieran aquí.

En resumidas cuentas, que Corradini no ve a su hija desde antes de que se fuera de Argentina, cuando tenía ocho años (ahora Chenoa tiene 44). "Soy una rata, un pobre hombre sin recursos, y que creen que lo único que quiero es sacarles plata cuando no es cierto, me ignoran totalmente. Lo que menos quiero de Laura es dinero", dice ahora en la revista Pronto para recalcar que su única intención es que reconozca que tiene un padre biológico en Argentina, "que no sea tan caradura y me tenga en cuenta. Que no me niegue la parte que me corresponde en su vida, le guste o no. Me gustaría verla cara a cara, tener una larga conversación con Laurita para aclarar muchas cosas... Me indigna la falta de verdad, las mentiras".

Comenta esta noticia