El artista que pintó un mural en defensa de los agresores de Alsasua hará otro

Mural en defensa de los agresores de Alsasu, pintado en el barrio del Carmen

Mural en defensa de los agresores de Alsasu, pintado en el barrio del Carmen

El mural solidario con los jóvenes de Alsasua se pintó en el barrio de El Carmen, pero al cabo de unas horas un empleado de limpieza lo borró. Ribó le ofrece ahora otro espacio al artista.

El Ayuntamiento de Valencia ha ofrecido un espacio en blanco al artista Elías Taño para que pinte un nuevo mural en la ciudad, después de que una de las concesionarias de limpieza haya borrado el que realizó en el barrio de Carmen, sin consulta previa, y en defensa de los ocho jóvenes de Alsasua (Navarra), acusados de agredir en 2016 a dos guardias civiles y sus parejas durante las fiestas de la localidad.

La empresa que ha sido sancionada con una multa de 300 euros por tomar la decisión de borrar el mural "de forma unilateral", según fuentes de la Concejalía de Gestión de Residuos Urbanos, no consultó la acción con el Ayuntamiento de Valencia y, por eso, ahora dejará que el artista se explaye de nuevo en un nuevo muro del solar de Jesuitas.  

La Concejalía tuvo conocimiento de los hechos el pasado lunes, 11 de junio, por un mensaje crítico en Twitter que contendía fotografías y un vídeo del trabajador de la empresa pintando encima del mural. Al día siguiente, la concesionaria explicó que acordaron borrar el mural al recibir el aviso de un vecino que la pintada tenía "alusiones a ETA". "En ningún caso justificó la actuación unilateral que habían tenido", afirma el departamento municipal.

La empresa ha infringido así el protocolo establecido con la actual corporación de no borrar murales con un mínimo contenido artístico –la concesión se estableció hace cerca de 15 años, durante el anterior gobierno local del Partido Popular–. "Aunque sea la sentencia de Alsasua, no tiene absolutamente nada que ver con el contenido", insisten desde Gestión de Residuos. 

Desde el Ayuntamiento de Valencia le han transmitido disculpas al artista Taño por borrar el mural y le han dado los detalles precisos sobre lo ocurrido, además de ofrecerle un espacio en blanco de Valencia para que plasme una nueva creación en la pared que delimita el Jardín de Jesuitas, donde la reproducirá de nuevo en una intervención colectiva con artistas vascos. 

"Con los demócratas o con los violentos"

Desde la oposición, el presidente de la gestora del PP de Valencia, Luis Santamaría, ha advertido el alcalde, Joan Ribó, que "tiene que decidir si está con los demócratas o con los violentos". En un comunicado, el 'popular' lamentó que "con esta decisión, Ribó ampara murales que defienden los violentos". "No se puede vivir con esta ambigüedad desde un lugar de tanta relevancia como el que ocupa", ha subrayado.

Para Santamaría, "lo más grave es que el Ayuntamiento haya decidido penalizar esta actuación de la empresa amparándose en el protocolo que tienen firmado con ella" y, por el contrario, "no hayan denunciado el contenido de este mural". A su juicio, "es claramente atentatorio contra los valores de la democracia, basados en la independencia judicial, entre otros pilares".

De hecho, Santamaría considera que la decisión de Ribó "puede dificultar la convivencia en la ciudad" y ha remarcado que "las instituciones tienen que velar por el cumplimiento de la legalidad, la defensa de la libertad y condenar expresamente actos violentos como los que ocurrieron a Alsasua", que tienen que avergonzar a cualquier que se considero demócrata".

También desde Ciudadanos, su portavoz en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner, ha expresado, a través de su cuenta de Twitter, su malestar por la decisión que ha tomado el consistorio de prestar un nuevo mural a Taño, al tiempo que ha pedido al alcalde que "la nueva creación del artista no se convierta en el mural d la vergüenza para los ciudadanos". Giner pide que haya también, por parte del Ayuntamiento de Valencia, respeto a la justicia y a la independencia judicial. 

Comenta esta noticia
Update CMP