22 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Susana cambió el día de las elecciones al ver lo que tramaba el PP en el Senado

Susana Díaz durante un acto de la precampaña.

Susana Díaz durante un acto de la precampaña.

La presidenta andaluza tenía previsto convocar para el 25 de noviembre, pero finalmente lo pospuso una semana consciente de que su paso por la Cámara Alta dentro de unos días le hará daño.

Susana Díaz llegó a darse cuenta de que el calendario electoral que manejaba era una trampa. Así lo aseguran fuentes solventes a ESdiario. La presidenta de la Junta cayó en la cuenta de que debía descartar que las elecciones autonómicas de Andalucía se celebrasen el 25 de noviembre, la primera fecha que barajó, incluso con cercanos colaboradores.

Convocar las urnas para entonces, y no el 2 de diciembre, como finalmente hizo, la hubiera dejado atrapada en manos del PP. O, mejor dicho, de la comisión de investigación sobre la financiación de los partidos políticos montada por los populares en el Senado como contraprogramación a la comisión de investigación de su propia financiación en el Congreso.

Díaz está convocada en la Cámara Alta el próximo día 8. De haber mantenido la fecha inicial de los comicios en mente, el día siguiente, el 9, hubiera coincidido con el arranque oficial de la campaña. Un obsequio demasiado sabroso como para servirlo en bandeja. Ni envolviéndose en la bandera de Andalucía, tal y como gusta hacer a la baronesa, tendría la instantánea remedio, forzada a responder sobre el caso de los ERE, el escándalo de los pagos con tarjetas de la Junta en prostíbulos o el fraude de los cursos de formación.

Son los casos de corrupción sobre los que el PP la someterá a escrutinio, pero finalmente quedará aún una semana por delante para la pegada de carteles. Algo es algo. El pretendido golpe del popular Juanma Moreno Bonilla a su rival socialista carecerá de la fuerza deseada. De hecho, la convocatoria para el 2 de diciembre puso patas arriba las agendas de los populares. Para entonces, estaba prevista su convención nacional, obligada a ser retrasada, toda vez que lo fiaron todo a la fecha del 25 de noviembre, aún cuando su descarte llegó a ser clamor.

Eso sí, para cuando Susana Díaz oficializó el adelanto electoral en Andalucía, la maquinaria socialista estaba ya engrasada. Sea como fuere, este miércoles, día 31, como aperitivo desfilará por la comisión de investigación en el Senado Gaspar Zarrías, otrora vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, salpicado de lleno en la pieza de los ERE.

Los populares mantienen además su previsión de llamar a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, justo en la recta final de la campaña, que se presenta más cuesta arriba que nunca para Díaz, según sus datos internos. Y ello aún cuando seguiría siendo una posibilidad firme para ella mantener el Gobierno de Andalucía, en esta ocasión con la ayuda de Adelante Andalucía de Teresa Rodríguez.

Comenta esta noticia
Update CMP