15 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las cinco muy inquietantes noticias mientras Sánchez se entretenía con Franco

Mientras el país ha estado pendiente del circo mediático de la exhumación, los grandes desafíos se agravan sin que el Gobierno en funciones quiera ponerlos sobre la mesa en la precampaña.

Es posible que en los libros de Historia que se escriban en el futuro, la semana comprendida entre el 20 y el 25 de octubre de 2019 sea la de los días históricos de la exhumación de Franco. Y la de un Gobierno, el de España, volcado en cuerpo y alma a la salida de un antiguo jefe de Estado y dictador de su tumba en el Valle de los Caídos.

Y es previsible también que esos mismos libros no se hagan eco de otros hechos que han acontecido en la semana en cuestión. Hechos en forma de negros nubarrones que han quedado ocultos por las horas y horas, y páginas y páginas, que ha consumido el insólito viaje en helicóptero de un cádaver enterrado hace 44 años.

TORRA, FUERA DE CONTROL

A la par que se apagaban los incendios en las destrozadas calles de Barcelona a manos de los CDR, un nuevo fuego se ha encendido en la Generalitat y en el Parlament. Quim Torra ha impulsado una incomprensible caza de brujas en los Mossos, ha dejado al borde del cese a su consejero de Interior, Miquel Buch, y ha lanzado varios guiños a los violentos.

Mientras, Roger Torrent ha vuelto a poner a la Cámara catalana en rebeldía. La Mesa ha desobedecido al Tribunal Constitucional y prepara nuevos órdagos sobre la autodeterminación y la reprobación del Rey Felipe VI ya en tramitación parlamentaria.

Este mismo jueves, una moción de Esquerra ha censurado institucionalmente al propio Tribunal Supremo y su sentencia del procés.

BRONCA DE BRUSELAS A LA MINISTRA CALVIÑO

Mientras Pedro Sánchez sigue prometiendo subir el gasto público con nuevos gestos electorales a funcionarios y pensionistas, la Comisión Europea ha puesto la voz en grito. El borrador de los presupuestos socialistas es una aberración para la UE y multiplica por tres la previsión de déficit.

En la Comisión, nadie se cree a Sánchez y su proyecto para después del 10-N. De hecho, la carta que abronca a La Moncloa viene firmada por un socialista. El comisario francés de Economía, Pierre Moscovici.

A esto se suma el informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que este viernes ha advertido de que el déficit público será del 2,1% del PIB a cierre del año. Eso significa que se habrán gastado unos 25.000 millones más de lo que ingresamos. 

REJONAZO FISCAL DEL PSOE, A LA VISTA

El PSOE ya sabe que las cuentas no cuadran. Y prepara un nuevo asalto a los bolsillos de los españoles. Eso sí, piensa endosarle el problema a las Comunidades Autónomas.

Lo más increíble del asunto es que los planes de Sánchez han salido a la luz a través de la exigencia de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a la Junta de Andalucía.

Vía mail, la ministra exige un plan de ajuste al Gobierno andaluz. Por un desvío multimillonario en el déficit que ella misma provocó en su etapa de consejera de Hacienda de Susana Díaz. Todo un ejemplo de coherencia.

 

 

 

ENDIABLADO PANORAMA DEL 10-N

Las encuestas no pueden ser más preocupantes. Los planes de Sánchez y su estratega en jefe, Iván Redondo, no marchan. Y el PSOE, lejos de subir en los sondeos, se estanca y baja. Pero aún peor. Ni suma la izquierda para una investidura rápida, ni lo hace la derecha.

Y los españoles parecen condenados a volver a la casilla de salida: O Sánchez rectifica, sale de su torre de márfil y negocia con PP y Ciudadanos un acuerdo más o menos estable, o volverá a ser rehén de Podemos, Errejón, nacionalistas e independentistas. Y hay quién ya saca a pasear el fantasma de las terceras elecciones.

EL FANTASMA DEL PARO YA ESTÁ AQUÍ

Justo en el jueves en que el Gobierno de Pedro Sánchez ha concentrado todo el interés en lo que ocurría en el Valle de los Caídos con el proceso de exhumación de Franco, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado los datos de empleo del último trimestre, con un saldo muy negativo e inquietante.

El paro bajó en 16.200 personas, pero eso supone un 0,5% menos que en el trimestre anterior, hasta situarse el total de desempleados en 3.214.400 personas, según la EPA. Un muy mal dato que confirma una tendencia a la baja sin frenos.

Pero este dato es aún peor. Pone de relieve el incuestionable frenazo de la economía española. Este descenso del desempleo es inferior a los registrados en todos los terceros trimestres de los últimos siete años, de forma que hay que remontarse hasta el tercer trimestre de 2012, en plena crisis, para encontrar un dato peor: el que arrojó un aumento del paro de 93.200 personas.

 

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia