24 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Colau amenaza con otro cisma entre PSOE y Podemos en la primera votación

Lastra y Echenique, incapaces de articular un clima de unidad entre los dos grupos parlamentarios que sostienen al Gobierno.

Lastra y Echenique, incapaces de articular un clima de unidad entre los dos grupos parlamentarios que sostienen al Gobierno.

Este jueves los dos socios del Gobierno pueden volver a enfrentarse en un decreto clave: el del uso por parte del Gobierno de los fondos ahorrados por los ayuntamientos.

Adriana Lastra y Pablo Echenique parecen incapaces de articular un clima de unidad entre los dos grupos parlamentarios que sostienen al Gobierno de Pedro Sánchez. Nada extraño tras escuchar la confesión de Pablo Iglesias sobre su discusión acalorada con el presidente del Gobierno sobre la marcha del Rey Juan Carlos, que el líder de Podemos se han encargado de airear este martes.

Y otro cisma se avecina en el Congreso de los Diputados este jueves, en la que será el primer pleno del curso político con la votación del polémico decreto con el que el Ejecutivo se va a apropiar de los remanentes ahorrados en los últimos meses por los alcaldes de toda España. Una iniciativa a la que Sánchez ha dado todo el empaque mediático -con la firma del acuerdo con el presidente de la FEMP, Abel Caballero con todo el boato en La Moncloa- pero que el socio catalán de Podemos se dispone a boicotear.

Unidas Podemos ha reconocido este martes que el decreto ley que recoge ese acuerdo del Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias  sobre el uso de los ahorros de los ayuntamientos "no tiene perspectivas claras" de ser convalidado este jueves en el Pleno del la Cámara Baja y ha reiterado que, si el Ministerio de Hacienda no se mueve, En Comú Podem se plantea votar en contra.

Ese acuerdo para permitir el uso de los remanentes municipales frente a la pandemia del Covid se aprobó por la mínima en la FEMP, gracias al voto de calidad de su presidente, el socialista Abel Caballero, y tras ser transformado en decreto de ley ha concitado el rechazo de toda la oposición.

Una treintena de alcaldes de distintos partidos políticos, incluyendo destacadas capitales como Madrid, Zaragoza, Valencia o Barcelona, suscribieron un manifiesto pidiendo la retirada del decreto y la apuesta en marcha de un fondo de 5.000 millones a repartir entre los municipios según la población, con independencia de que tuvieran o no superávit.

El jueves será el momento de votar en el Pleno si se convalida o se deroga ese decreto ley, y el ponente de En Comú -el partido de Ada Colau socio de Echenique en el Grupo Parlamentario morado-, Gerardo Pisarello, ya ha avanzado que "está encallado de manera inexplicable, sin perspectivas claras de que se pueda aprobar.

En Comú considera "injusto e inaceptable" el, mecanismo ideado por Hacienda para facilitar a los ayuntamientos el uso de sus remanentes y ha reiterado su apoyo a la propuesta de los alcaldes 'rebeldes' de crear un fondo "incondicionado" como el que se ha puesto a disposición de las comunidades autónomas.

"Si el Ministerio no se mueve, En Comú votará en contra -ha adelantado- el hombre de Colau en Madrid. Vamos a negociar hasta el último momento, pero si nos obligan a elegir, no dudaremos en ponernos al lado de los ciudadanos".

También el diputado de Compromís, Joan Baldoví, ha avanzado su pronóstico de que el decreto ley "no va a salir si no hay una voluntad de negociación" por pate del Gobierno.

 

Comenta esta noticia