24 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey Juan Carlos baraja volver en breve y eligió Abu Dabi por una gran razón

El Emérito no se siente culpable ni repudiano. NI eligió "a lo loco" su destino. Tiene un plan en mente y puede empezar a conocerse en pocas fechas.

El Rey Juan Carlos podría estar de regreso a España a principios de septiembre, acabando de un plumazo con la imagen de "huida" que sus detractores han generado en torno a él desde que se marchara de España a principios de agosto.

La polémica ha crecido al trascender que su ubicación es Abu Dabi, en uno de los siete Emiratos Árabes, un destino relacionado íntimamente con los problemas judiciales que arrastra el Monarca, que no están imputado por ningún delito pero sí investigado por la Fiscalía de Suiza y bajo el radar de su homónima en España.

Pero fuentes próximas al Rey Emérito confirman a ESdiario que esa situación puede cambiar. "Él se marchó para quitar presión a su hijo, no por temor a la Justicia. Al contrario, está convencido de que todo se aclarará", explican. Una presión aumentada por Moncloa y por Podemos, de distinta brusquedad y tono pero con idéntico objetivo.

 

Pablo Iglesias tiene entre ceja y ceja a la Corona y lo dice abiertamente. Pedro Sánchez es más sutil, pero su mano está detrás de las "vacaciones" del Emérito. La única incógnita es saber cuál es realmente la temperatura de la relación entre don Juan Carlos y don Felipe: estrecha para unos y distante para otros, sin que sea posible emitir una conclusión veraz al respecto.

 

 

El retorno del Rey

Y en esa misma línea de "tranquilidad", tiene previsto su retorno, aunque no está asegurado al 100% al menos en fechas: se baraja la primera quincena de septiembre, viendo que los perjuicios por su marcha son superiores a los beneficios logrados, pero puede demorarse", argumentan.

La elección de Abu Dabi, que enlaza de nuevo la imagen del Rey Emérito con la de los jeques y las sospechas de "regalos" y "comisiones" a cambio de gestiones retribuidas generosamente con dinero no declarado al fisco español, tampoco fue un capricho.

Al parecer, se debió a la mayor seguridad y discreción que se garantizaba en ese destino frente a otros barajados inicialmente como Estoril, en Portugal, o la República Dominicana. No era la mejor plaza para disipar la controversia, y así al parecer lo comentó el propio Felipe VI; pero sí era la que más facilitaba el alejamiento del "foco mediático", según el exembajador Inocencio Arias.

En esa nebulosa de retornos probables y destinos potenciales dentro de España ya, un hecho puede terminar de animar definitivamente a don Juan Carlos a volver pronto: la incipiente defensa de su legado desde la sociedad española, simbolizada en un manifiesto en su recuerdo firmado por decenas de dirigentes políticos de PSOE, PP o UCD, como Alfonso Guerra, Esperanza Aguirre o Rodolfo Martín Villa.

El Rey Juan Carlos, objeto de un seguimiento televisivo sin precedentes y de una especulación constante sobre sus amantes en los programas del corazón, no se siente repudiado, sino todo lo contrario. Y espera, según las mismas fuentes, que su imagen quede "restituida". 

 

Comenta esta noticia