21 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se venga con un recado envenenado a Susana y un guiño a Iglesias

Pedro Sánchez, con Jordi Evole en Salvados este domingo

Pedro Sánchez, con Jordi Evole en Salvados este domingo

Despojado de cargo y escaño y antes de comenzar su gira por las agrupaciones socialistas, el ex secretario general ha hecho escala en La Sexta para pasar al cobro sus facturas.

Desposeído de todas sus medallas, primero la Secretaría General aquel 1 de octubre del convulso Comité Federal y del escaño este pasado sábado, Pedro Sánchez ha reaparecido este domingo en su esperada cita con Jordi Évole en Salvados para pasar todas sus cuentas pendientes contra sus críticos antes de, como anunció tras su abandono del Congreso, coger el coche y volver a recorrer España con el objetivo de recuperar el liderazgo del PSOE.

En su entrevista con Évole, -que arrancó con el testimonio de cuatro militantes de base del PSOE haciendo referencia a Felipe González, Josep Borrell y José Luis Rodríguez Zapatero y debatiendo sobre la situación actual del partido-, el exlíder socialista comenzó haciendo autocrítica pero para reconocer precisamente aquello que le achacan los barones rebeldes: su intento de pactar con Pablo Iglesias.

"He cometido errores, en el primer Comité Federal taché a Podemos de populista. No sabía exactamente qué era Podemos. No supe entender la cantidad de gente que quiere renovar la política detrás de Pablo Iglesias.", afirmó, antes de anunciar que su estrategia pasa por impulsar un "mayor entendimiento y colaboración" entre el PSOE y la formación morada. De hecho, abogó como su nueva hoja de ruta por "mirar de tú a tú" y "trabajar codo con codo" con el partido de Iglesias.

Sobre su gran enemiga interna, la presidenta andaluza, Sánchez insistió en lanzar el órdago que ya envió a Díaz justo ante del Comité Federal en el que fue derrotado. "Si Susana Díaz quiere gobernar el partido tiene la obligación y la responsabilidad de dar un paso al frente y presentarse al congreso", advirtió. Y es que, a su juicio, "el socialismo andaluz tiene que reflexionar sobre su papel en el partido a nivel nacional, como factor de estabilidad." Sánchez reveló que en su día propuso a Susana Díaz que diera un paso al frente para liderar el PSOE pero que ella se negó.

Sánchez acusó a Susana de no dar un paso al frente y la retó a que ahora se presente al Congreso

El error estratégico de los barones

En este sentido, consideró "un error" la estrategia de los barones rebeldes por dar "un giro de 180 grados" a su estrategia para acercar al PSOE al PP.

El exsecretario general del PSOE, que reveló que tras su dimisión ha recibido mensajes de solidaridad de políticos de diversos partidos como Manuela Carmena, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Alberto Ruiz Gallardón, se lamentó  por la falta de apoyos recibidos desde su propio partido.

 

Durante el programa, -que se grabó este mismo domingo un día después de la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno-, Sánchez reconoció que en los últimos meses dudó "mucho" sobre transitar del no es no a la abstención, un dilema que resolvió cuando el líder del PP le dijo que no sólo reclamaba del PSOE apoyo a la investidura si no también a la gobernabilidad durante toda la legislatura.

Ese fue, reconoció, el "punto de inflexión" que le llevó a atrincherar al PSOE en el bloqueo, una estrategia que desató finalmente la rebelión de los barones territoriales.

Sánchez también tuvo críticas a la gestora presidida por Javier Fernández a la que acusó de permitir "un desgarro" en el Grupo Parlamentario por no facilitar la abstención técnica de once diputados. Todo, a su juicio, por la decisión de la dirección provisional de ponerle a él en el dilema que acabó con su renuncia al escaño.

También tuvo palabras el exsecretario general socialista para el Grupo Prisa, en especial para los editoriales del diario El País, al que acuso de torpedear el entendimiento de "las dos izquierdas".

En cuanto al momento más duro de su mandato, según confesó, el cese del líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, y su relevo por una gestora.

El exlíder socialista, que anunció que va a reclamar los dos meses de indemnización que le corresponden como parlamentario cesante, aseguró que a partir de ahora se "buscará la vida" para financiar la gira con la que pretende volver a seducir a las bases.

Comenta esta noticia
Update CMP