16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rivera empuja a Rajoy a lidiar con las dos "almas" del PP

Rajoy se dirige al millar de integrantes de la Junta Directiva Nacional del PP

Rajoy se dirige al millar de integrantes de la Junta Directiva Nacional del PP

El líder popular va a presidir este miércoles una, otra más, de sus citas más decisivas. Se juega su carrera política en un escenario en el que conviven dos sectores de su partido.

Este viernes, entre la resaca de la última reunión entre Mariano Rajoy y Albert Rivera y la expectación que genera la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP del próximo miércoles, un nombre se ha hecho un hueco en la actualidad: el del la ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, uno de los símbolos de los años dorados de los populares y protagonista de una gestión que, debates al margen, puso a la capital valenciana en la vanguardia de las grandes ciudades del mundo.

El entorno de Rajoy exhibe ante Ciudadanos su apuesta por la renovación con los "jóvenes capitanes"

Fue el siempre mordaz histórico socialista, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quién alumbró el término "nuevo testamento" y "viejo testamento" extrapolado de la Biblia a la política española. Y lo hizo cuando un jóven José Luis Rodríguez Zapatero se hizo con los mandos del PSOE derrotando al gran favorito de aquel congreso socialista, otro histórico, José Bono. En esas aguas lleva moviéndose en el último año Mariano Rajoy y ante ese espejo le ha situado, obligado por la aritmética electoral, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

La "paradoja" de las condiciones de Cs

Cuando el miércoles Rajoy endosó el sí a las condiciones de Rivera a su Comité Ejecutivo Nacional, los dirigentes de Ciudadanos salieron en tromba para denunciar la "incongruencia" de que la propuesta de eliminación de los aforamientos fuera a ser autorizada por Barberá, aforada en su condición de senadora y a punto de ser imputada por la presunta financiación irregular del PP valenciano. Bien es cierto que la ex alcaldesa se ha ausentado discretamente de las últimas reuniones de los órganos de dirección de su partido.

Mientras los "jóvenes capitanes" exhiben sin complejos su trayectoria, se han ganado la simpatía de los militantes, y presumen de sus buenas relaciones con los dirigentes naranjas, Rajoy está obligado a manejar con equilibrio la convivencia. Un dirigente popular pone siempre como ejemplo de esta convivencia el hecho de que el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, y el vicesecretario de su partido, Javier Maroto, se hayan citado en los tribunales a cuenta de las cuitas del primero.

En las últimas horas, las llamadas entre los miembros de la dirección popular se multiplican. Muchos, por ejemplo, se preguntan si el miércoles hará presencia en Génova José María Aznar, miembro del Comité en su calidad de presidente de honor. El equipo de Rajoy da por hecho que, junto a Barberá, no acudirán el ex presidente madrileño, Ignacio González, o el ex diputado Vicente Martínez Pujalte, salpicados por alguna polémica y alejados desde hace muchos meses del partido.

Pero en Génova, se insiste, la iniciativa "renovadora" no es de Rivera. Fue del propio Rajoy. Y lo fue cuando de la mano de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, dio un golpe sobre la mesa y apostó por los "capitanes". Por eso, todo el mundo coincide en que si Rajoy logra finalmente la reelección, los Casado, Maroto, Maíllo, Levy, Moragas o Cifuentes, van a tener mucho que decir.

Comenta esta noticia
Update CMP