15 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Peñón de Gibraltar podría acoger el Toro de la Vega 2017

Los organizadores declinaron sustituir las lanzas por discursos de Monedero y Montoro y optan por llevárselo al Peñón.

El Toro de la Vega sí se celebrará finalmente en 2017, pese a la prohibición en España, y lo hará en la colonia británica de Gibraltar. Así lo han confirmado a El Pato Cojo los promotores del espectáculo, que ya gestionan los permisos oportunos.

 “Allí no manda nadie y aquí en España mandan demasiados”, explican. “Lo vimos claro desde el primer momento, fue salir lo del Brexit y decirnos, copón, arreglado”, aseguran.

La entrada del toro en terreno inglés preocupa un poco, pero está convencidos de que no habrá problemas. “Allí no quieren moros, negros ni europeos; pero de toros no han dicho nada. Por si acaso, le disfrazaremos de zorro, un animal muy querido en las Islas, sobre todo disecado”.

Lo que sí tienen claro es dónde soltarán al animal. Y también al propio toro. “Pensamos en Trafalgar Square, pero por lo visto allí se conduce por la izquierda y no queremos que los mozos se líen y sean atropellados al cruzar por un autobús de dos plantas”, matiza Gonzalo Lailo, representante de la organización.

Fran Rivera media

Tras valorar Hyde Park y el estadio del Chelsea, se han decantado por Gibraltar, sin descartar del todo el entorno de Buckingham Palace. “A ver si la Reina, que es muy de tradiciones, sale a la ventana y nos saluda. Sería muy importante para el futuro del Bull of Meadow, y no te quiero decir nada si Mourinho acepta alancearlo o al menos soltarle una charla”, concluye.

Antes de viajar a Londres para cerrar el acuerdo, las autoridades españolas hicieron un último intento, en vano, por encontrar una fórmula que permitiera el desarrollo de la tradición sin causar daño severo al animal. “Nos dejaban dormirlo con discursos de Monedero o de Montoro, pero nos pareció más cruel y lo rechazamos”. El matador Fran Rivera ha mostrado ya su apoyo a la iniciativa, con la seguridad de que allí no habrá dudas con respecto a la higiene personal de participantes y detractores: "Son ingleses, allí no se ducha ni God", dijo.

 

Comenta esta noticia