03 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Por qué Sánchez no explica a quién le pagó las vacaciones con dinero público?

Pedro Sánchez y Begoña Gómez, pasión por Doñana

Pedro Sánchez y Begoña Gómez, pasión por Doñana

El presidente incumple las instrucciones legales de transparencia y se niega a decir qué hizo con recursos públicos y con quién en el palacio de las Marismillas.

 

El presidente del Gobierno no ha querido explicar los detalles de las vacaciones que se pegó, a costa del erario público, con varias familias de amigos en el Palacio de las Marismillas.  Se lo ha exigido el Consejo de Transparencia, con una Ley que le obliga a dar cuentas.

Y es a ella a quien desobedece escondiendo una vez más un comportamiento que en el mejor de los casos está feo y en el peor es ilegal. No es la primera vez, ESdiario ha destapado unos cuantos con su tesis doctoral, sus viajes con Begoña Gómez y sus cositas con el Falcon, ahora más parado pero en el pasado reciente al borde del taller por exceso de millas aéreas.

Pensará Sánchez que puede veranear con quien quiera. Y que uno no deja de ser presidente nunca y que, por tanto, hasta cuando hace vida privada debe estar protegido y atendido por el Estado. Pero si es así, ¿por qué no lo dice?

 

Si cree tener derecho a gastar miles de euros en invitar a sus amigos a un edificio público, a darles de comer con dinero público y a cederles alojamiento, protección y traslado con recursos públicos… ¿por qué lo esconde? ¿O lo mismo no tiene tan claro que pueda pasarle la gorra al ciudadano para costearle sus fiestas, precisamente a él que tiene un sueldo mensual de 7.000 eurazos?

Si Sánchez cree tener derecho a gastar dinero público con los amigos, ¿por qué incumple la ley y lo esconde?

En España se ha acabado en el juzgado por dos trajes, como los de Camps. Se ha enviado al patíbulo a Rita Barberá por mil euros donados a su partido. Se ha hecho dimitir a un diputado de Cs por cargar el alquiler de un coche compartido. Y hasta se ha derribado a un Gobierno porque Rajoy no le pareció fiable a un juez socialista repudiado luego por el Supremo.

El Maestro Ciruela

¿Y Sánchez puede viajar con el Falcon con quien quiera y a lo que quiera? ¿O creerse el señor de Doñana como si fuera Ángela Channing en Falcon Crest? ¿O plagiar una tesis y recibir gratis el título de Doctor por su cara bonita?

Quizá haya que pagarle las vacaciones al presidente. A éste y a cualquiera. Pero las de sus amigos, de entrada no. Y para salir de dudas, que explique quiénes eran, cuánto tiempo estuvieron y cómo salió la broma que pagamos todos. Lo dice la ley, lo exige el sentido común y lo reclama su pasado: él llegó dando lecciones de ética. Y ahora es el Maestro Ciruela, que no sabe leer pero pone una escuela.

Comenta esta noticia
Update CMP