01 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Boicot en el PSOE a la ley de libertad sexual de Irene Montero: "Es una chapuza"

Irene Montero durante la inauguración de la exposición "El voto de las Mujeres".

Irene Montero durante la inauguración de la exposición "El voto de las Mujeres".

El anteproyecto llega al Consejo de Ministros marcado por la polémica, especialmente con el Ministerio de Justicia pero no solo. La mitad no está fundamentado; la otra es un copia y pega.

Unidas Podemos lleva este martes al Consejo de Ministros la primera ley de su aún corto periplo en el Gobierno movido por las prisas del 8 de Marzo, el Día Internacional de la Mujer. De ahí que esté aún en fase embrionaria, pero los titulares están garantizados igualmente.

Se trata del anteproyecto de la Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual, comúnmente conocida como la ley del solo sí es sí, cuya aprobación ya venía especificada en el acuerdo de Gobierno entre el PSOE y los de Pablo Iglesias

Irónicamente, la impulsa el único partido que en septiembre de 2017 no suscribió el pacto de Estado contra la violencia de género (se abstuvo), el único pacto de Estado que las formaciones políticas han logrado alcanzar en las dos últimas décadas (desde el que se firmó en el año 2000 contra el terrorismo).

Entonces los morados justificaron su rechazo en que el pacto era poco ambicioso, "un brindis al sol" sin apenas dotación presupuestaria; hoy, por contra, le ganan por la mano a Pedro Sánchez la principal bandera feminista.

Y lo hacen no sin polémica. El anteproyecto de ley orgánica llega a la mesa del Consejo de Ministros en medio de un profundo tira y afloja entre el Ministerio de Igualdad de Irene Montero y el de Justicia que encabeza Juan Carlos Campo.

Los profesionales de este último se llevaron las manos a la cabeza al ver el borrador que había redactado el equipo de Igualdad, sin apenas base jurídica e invadiendo el ámbito de actuación de otros ministerios (éste del reparto de competencias y las injerencias es un asunto muy sensible en cualquier gobierno monocolor, ya no digamos en uno de coalición). 

Cómo sería el revuelo generado por el anteproyecto intramuros del Ejecutivo que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, tuvo que mediar entre ambos ministerios. Y ni por ésas.

Aun así para que el anteproyecto cristalice en un proyecto de ley (que después se enviará al Congreso para su trámite parlamentario) aún queda que el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo Fiscal y el Consejo de Estado elaboren informes al respecto de su contenido. Y es así como el ministro Campo espera doblar el brazo a Montero

Este lunes por la tarde, el secretario de Justicia e Interior del PP, Enrique López, reunió en Génova a los responsables del ramo en el ámbito nacional y en las autonomías para hablar de éste y otros temas. Y, según fuentes presentes consultadas por ESdiario, allí les trasladó el tremendo enfado que tienen el ministro de Justicia y su departamento con este anteproyecto legislativo de Montero, que consideran político y una "chapuza". 

Incluso históricas activistas de la causa feminista dentro del PSOE están atónitas con la ley Montero. Esto escribía este lunes Ángeles Álvarez, quien fuera portavoz de Igualdad del PSOE en el Congreso e impulsora, precisamente, del pacto de Estado contra la violencia de género. 

 

En esa información a la que hacía mención la exdiputada, la SER desvelaba que de los 60 artículos que tenía el borrador redactado inicialmente por Igualdad, nada menos que 23 eran un copia y pega de otras leyes actualmente en vigor. Y que incluso incorporaba delitos inexistentes, como el "sexting", y palabras inventadas, como revictimizar. 

Pese a ser la comidilla, la ministra de Igualdad está muy satisfecha con el trabajo. De hecho, según ella todo el Gobierno está "orgullosísimo", eso aseguró este lunes durante la inauguración de una exposición sobre el voto de las mujeres.  

Pero casi a la misma hora a la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, se le escapaba que el anteproyecto de ley todavía puede ser objeto de más modificaciones y que otros ministerios -no solo Justicia- están metiendo pluma para arreglar el desaguisado.

Comenta esta noticia