Valenciano, ¿qué sabe usted de Andalucía?

Ximo Puig y Susana Díaz

Ximo Puig y Susana Díaz

El probable adelanto electoral valenciano se justifica en que proporcionaría una mayor visibilidad nacional para nuestros problemas, empezando por el de la infrafinanciación.

El presidente de la Generalitat tiene, desde la reforma de l'Estatut, la facultad exclusiva de disolver Les Corts y convocar elecciones anticipadas diferenciadas de las del grueso de las autonomías españolas. Pero ese derecho no ha sido ejercido todavía. Ximo Puig -si no cambia nada sustancial de aquí a Navidad- va a ser el primero en hacer uso del botón nuclear.

Hay varias razones, como ya se argumentó en este diario. Coger con el paso cambiado a sus rivales electorales no es la menor. Distanciarse de otro posible adelanto electoral, el de Pedro Sánchez, tampoco es cosa desdeñable, ahora que al presidente y su Gobierno sólo pueden pasarle cosas malas. Porque no parece probable que disfrute de Presupuestos propios que le den estabilidad, y los líos particulares de sus ministros empiezan a ser un considerable motivo de desgaste.

Pero hay otro motivo, el institucional, el oficial: saliendo del pelotón de las autonomías que celebran elecciones a la vez que las municipales conseguiremos que se hable de nosotros en toda España. Y que se conozcan nuestras reivindicaciones en materia de deuda histórica, financiación, infraestructuras, trasvases, e incluso de recuperación del Derecho Civil propio.

Estamos en plena campaña electoral andaluza. Sólo andaluza. ¿Cuántos problemas de esa autonomía y cuántas propuestas andaluzas para resolverlos han leído u oído durante estos días? Ninguno. Y alguno de ellos nos son comunes a valencianos y andaluces. Ni paro, ni corrupción, ni trasferencias, ni Corredor Mediterráneo. Los ecos que nos han llegado al resto de españoles son los de los posibles pactos que permitan gobernar Andalucía, el crecimiento de Vox, Cataluña, y Gibraltar. Poco más.

¿Qué creen que trascendería de la eventual campaña electoral diferenciada valenciana? Pactos, catalanismos, extrema derecha, Cataluña, y ya está. Y eso que nosotros tenemos otro Peñón. Pero claro, en el de Ifach todavía no hay suficientes ingleses.

 

Comenta esta noticia
Update CMP