24 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Gobierno de Sánchez lanza un ataque sin precedentes contra el Jefe del Estado

El Rey, en el Consejo de Ministros del gobierno progresista que presidió en Zarzuela.

El Rey, en el Consejo de Ministros del gobierno progresista que presidió en Zarzuela.

Iglesias y Garzón provocan un terremoto institucional justo después del boicot de Moncloa a la agenda de Felipe VI. La oposición exige la dimisión inmediata del ministro de Consumo.

Podemos ha desatado este viernes una de las más graves crisis institucionales de los últimos tiempos. Todo un vicepresidente del Gobierno de España, y uno de sus ministros, atacando gravemente al Rey Felipe VI y poniendo en cuestión la propia Jefatura del Estado que sostiene el actual marco constitucional. Sin que haya habido una reacción fulminante del propio presidente.

Lo venía el partido de Pablo Iglesias e IU pergeñando desde hace varias semanas -aprovechando la salida de España del Rey Juan Carlos I-, y el veto de Pedro Sánchez a la visita del Monarca a Barcelona para entregar los despachos a los nuevos jueces ha desatado este nuevo terremoto político e institucional de consecuencias incalculables. De hecho, el tuit a media tarde de Alberto Garzón ha provocado una cadena de reacciones políticas a cual más contundente.

 Todo por una llamada telefónica del Monarca al presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, en la que le ha trasladado lo que era un hecho conocido. Que el Rey había aceptado la invitación y quería presidir el acto de la Escuela Judicial en Barcelona. Como es tradición desde hace años. Tras el brutal mensaje de Garzón, un portavoz de Zarzuela ha aclarado además que era una llamada personal y de "cortesía institucional".

"Ha sido una llamada de cortesía al presidente del CGPJ con el objeto de trasladar su felicitación personal a la nueva promoción de la carrera judicial, sin consideraciones institucionales respecto del acto ya celebrado", han señalado estas fuentes.

Pero el fuego provocado por el sector Podemos del Consejo de Ministros ya se había extendido sin control. Avivado tras Garzón por el propio Pablo Iglesias y secundado por el portavoz de los morados, Pablo Echenique.

 

El ministro de Consumo ha abierto este viernes la más grave crisis institucional de los últimos tiempos.

 

El ataque ha sido tan insólito y con tan pocos precedentes -solo equiparable a la ofensiva del independentismo catalán tras el histórico discurso de Felipe VI el 3-O- que hasta desde las filas del PSOE algunos presidentes autonómicos han replicado de inmediato a los ministros podemitas. El primero y muy contundente, el aragonés Javier Lambán:

Mucho más allá han ido los líderes de PP y Ciudadanos. Los populares han exigido que Garzón dimita o Pedro Sánchez lo cese de inmediato.

Pero, pese a esta nueva crisis institucional agitada desde la misma mesa del Consejo de Ministros, La Moncloa ha dado la callada por respuesta. No será por que Pablo Iglesias no haya solemnizado que su objetivo prioritario es acabar con la Corona. Y ya se sabe que dicen que el calla, otorga.

 

Comenta esta noticia