Ribó, atrapado por sus palabras, comienza a perder los nervios

Joan Ribó

Joan Ribó

La oposición ha probado documentalmente que mintió en Pleno municipal al negar que su cuñado hubiera facturado a la EMT y recurre al ataque personal

Dicen que se descubre la verdadera esencia del ser humano cuando se encuentra acorralado, y Joan Ribó (Compromís) ha destapado el tarro de sus esencias cuando se vio atrapado por sus medias verdades o mentiras, según la oposición. No debió gustarle que la portavoz popular, María José Catalá, lo dejara en evidencia con unos documentos que probaban su falta de veracidad en el asunto de la EMT y recurrió al ataque personal.

Afeó el bueno de Ribó que la hermana de Catalá cobre un sueldo municipal como asesora y ahí es donde descubrimos que el "buenismo" de Ribó se ha acabado. Se ha quedado sin argumentos atrapado por sus palabras y dispara con metralla porque se siente herido y repite por las dependencias municipales, cual mantra tibetano, "ningún familiar mío ha cobrado del Ayuntamiento".

Por otra parte, el alcalde de Valencia olvida que el vicealcalde segundo y concejal de Medio Ambiente, Sergi Campillo (Compromís), tiene como asesora en el grupo municipal de CompromísCristina Mollà, hermana de la consellera Mireia Mollà e hija del histórico dirigente de Iniciativa del Poble Valencià Pasqual Mollà

Ribó sabe que está herido y le piden cabezas que no puede cortar -Grezzi- o la suya propia, y ha perdido el "seny" de Tarragona para desfilar por el sendero de la descalificación personal con argumentos que, como poco, se extienden a todos los barrios.

 

Comenta esta noticia
Update CMP