20 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Suso de Toro, el pintor de brocha gorda que embiste a fascistas imaginarios

Suso de Toro, haciendo como que piensa como cosas que nadie más es capaz de ver

Suso de Toro, haciendo como que piensa como cosas que nadie más es capaz de ver

El exbiógrafo de Zapatero premiado por Òmnium vuelve a la carga con otro artículo apocalíptico escrito, probablemente, desde su duro retiro playero entre gambas y percebes.

 

 

Se pueden decir o escribir algunas tontunas, muchas tontunas y luego ya, jugando en otra liga galáctica, aparecen nombres como Suso de Toro, un escritor mediocre que llena la falta de talento con estruendoso ruido y frecuentes pelotilleos al poder, sea otrora el de Zapatero o ahora el del nacionalismo aldeano instalado en la Generalitat.

En otro de sus artículos más indigestos que un plato de clavos guisado con aceite de ricino, el biógrafo zapateril se descuelga con una enmienda a la totalidad de la democracia en España resumida en un brochazo que haría de cualquier ñapas del gotelé un Picasso a su lado. Ojo:

 

"La democracia en el Reino de España consiste en que cuarenta años después de morir aquel canalla que fue dueño de nuestros cuerpos, almas y haciendas podemos debatir los franquistas, que vemos que son la mitad y los que no lo son". Y prosigue su embestida este Toro bizco y de escaso trapío:

"Esta es la democracia española, un sistema de dominación en el que la población está presa de un sistema de poderes económicos que controla los medios, esclaviza a los periodistas a su servicio y oprime a la población, y que se expresa lógicamente a través del sistema de partidos".

 

 

Y remata su apocalíptica teoría emulando a aquel Pablo Iglesias que, con un par, proclamaba que la mejor manera de imponer la democracia en España era acabar con la libertad de expresión por el curioso procedimiento de prohibir los medios de comunicación privados, no fuera a ser que alguno se desviara de la verdad y dijera que el único fascismo vivo en nuestro país es el que representan discursos como el suyo:

"No sé si algún día viviré en una república o en un sistema verdaderamente democrático pero lo que es seguro es que en España, sea entonces reino o república, algún día habrá que liquidar el sistema de medios de comunicación existente, porque son armas contra la población. Estamos prácticamente inermes".

Esos apoyos, Suso

El artículo de Jesusito de mi vida aparece en eldiario.es, y se titula "Inermes", con ese tono melodramático que le suelen poner todos estos activistas de salón, dacha, playa y daiquiri plácidamente disfrutados mientras dibujan, para el resto, un paisaje bélico incompatible con la realidad española.

Hay veces que este Lector Perplejo tiene poco trabajo, ocurre cuando basta con reproducir la evacuación intestinal que, con aparente forma de escrito, perpetran algunas mentes lúcidas como la de Suso de Toro, a quien debería preocuparle quién le jalea sus adefesios: por ejemplo, el ínclito Gonzalo Boye, condenado en su día a 14 años de cárcel por colaborar con ETA.

Aunque eso le dará igual si, con pestiños solemnes como el que defeca, consigue que Ómnium le dé otro premio: ésos sí que saben reconocer el talento y practicar la libertad, ¿verdad?

Comenta esta noticia
Update CMP