17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El juez entra en el ordenador de Puigdemont y logra emails y whatsapp del 1-O

Puigdemont, este miércoles en Bruselas tras reunirse con el presidente del Parlament.

Puigdemont, este miércoles en Bruselas tras reunirse con el presidente del Parlament.

Sobre su mesa, el magistrado del Supremo tiene desde este miércoles todos los datos para dar el golpe de gracia a su investigación contra los cerebros del "procés". Pruebas de envergadura.

El juez Pablo Llarena ya tiene sobre la mesa de su despacho toda la artillería probatoria para actuar contra Carles Puigdemont; si, como ha insinuado este miércoles el expresident, se dispone a regresar a Cataluña para afrontar su investidura, fijada para el próximo martes por el presidente del Parlament, Roger Torrent.

Y es que, precisamente mientras Puigdemont y Torrent se reunían en Bruselas, el magistrado del Tribunal Supremo ha decidido enviar a la Guardia Civil a un registro que, según fuentes judiciales, es "definitivo" para la causa contra el procés. Definitivo porque entre las pruebas requisadas están las comunicaciones vía email y whatsapp entre los distintos departamentos del exGovern y los líderes de la ANC y Ómnium, así como las transferencias bancarias entre los mismos.

En concreto, lo que han hecho los expertos informáticos del Instituto Armado es acudir al cerebro de las telecomunicaciones de la Generalitat, el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), para realizar un volcado general de los discos duros de los ordenadores oficiales que tenían asignados el expresidente y el resto de miembros del Govern cesado.

El CTTI vela por la seguridad y almacena todo el tráfico de emails y resto de comunicaciones de todos los departamentos dependientes de la administración catalana.

Y en la sede de ANC y Ómnium han volcado de forma similar el historial de los correos eléctrónicos de sus máximos responsables, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Cabe recordar que ambas plataformas son de ámbito estrictamente privado.

Tan definitivo era este paso que Llarena había abierto el pasado día 12 una pieza separada y secreta para dar cobertura a las actuaciones de este miércoles: esta nueva entrada y registro en las sedes del  (CTTI) de la Generalitat -que ya había sido intervenida- y de las llamadas plataforma cívicas.

De esta forma, Llarena ha dictado una nueva providencia este miércoles por la que levanta el secreto que pesaba sobre la investigación de esta parte de la causa. La razón es que el secreto estaba relacionado con estos registros ya concluidos en el CTTI, en Hospitalet de Llobregat, y en las sedes de ANC y Ómnium en Barcelona.

De este modo, ya no persisten las razones para mantener el secreto sobre las actuaciones realizadas y la causa vuelve a estar en su totalidad a disposición de todas las partes personadas en el caso. Hasta el momento la única parte que conocía esta causa secreta era la Fiscalía.

En el CTTI las diligencias han consistido en el volcado de todos los correos electrónicos de Carles Puigdemont, todos los exconsellers de su Ejecutivo, la Mesa del Parlament de la anterior legislatura y de los representantes de los grupos parlamentarios.

La Guardia Civil también ha obtenido el volcado de los correos electrónicos de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez desde mediados de 2016, cuando se produjo la fase decisiva de la rebelión, sedición y malversación de caudales públicos que la Justicia investiga, y por la que ya están en prisión Oriol Junqueras, Joaquín Forn y los Jordis.

 

 

La sede de Ómnium Cultura en la calle Diputación de Barcelona, este miércoles durante el registro de la Guardia Civil.

 

Los agentes han accedido por la mañana a la sede Ómnium con el requerimiento judicial firmado por Llarena, y en el que solicitaba el volcado de los correos de la cuenta corporativa de Cuixart, en prisión provisional por esta causa desde hace 100 días.

Por su parte, el vicepresidente de la ANC, Agustí Alcoberro, ha confirmado también que la entrada de la Guardia Civil en la sede de la entidad en Barcelona ha obedecido a una diligencia judicial para volcar los correos del expresidente de la entidad, Jordi Sànchez, "hasta la fecha de su encarcelamiento".

Comenta esta noticia
Update CMP