20 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Kichi se olvida de quién es y se mete en un lío por compartir un afrentoso vídeo

Ser alcalde y activista al mismo tiempo es lo que tiene, que a veces lleva a los dirigentes morados a cometer errores de cálculo difíciles de resolver y González ha sobrepasado el límite.



Ser activista antisistema y alcalde de una ciudad es lo que tiene, que provoca contradicciones a la hora de gestionar el Consistorio que suelen acabar mal. Es lo que le está pasando al alcalde del cambio de Podemos en Cádiz, José María González Kichi, que ha tensado tanto la cuerda con los agentes de la Policía Local que se ha terminado rompiendo. Hasta el punto que han pedido oficialmente y a golpe de comunicado que dimita porque no lo consideran digno de representarles. 

La cosa viene de lejos, porque Kichi suele ponerse siempre del lado contrario al de los agentes que dependen de él, pero la gota que ha colmado el vaso han sido unas declaraciones recientes que ha hecho asegurando que "entre un policía que denuncia y un vecino que se busca la vida, me quedo con el vecino". Las palabras de González en La Voz de Cádiz ha provocado la indignación de la Policía Local gaditana, que ha logrado el apoyo de varios sindicados para pedir la dimisión del alcalde.

El origen está en un vídeo en el que tres agentes de policía incautan pescado a un vendedor ambulante ilegal, vecino de Cádiz en paro y sin ayudas. Kichi no dudó en hacerse eco del vídeo y mostrar su solidaridad con el vendedor al tiempo que desaprobaba la actuación de los agentes y antes de sus controvertidas declaraciones en el diario gaditano.

 

Cansados de la actitud más propia de su pasado como manifestante y activista que como regidor del alcalde, en el comunicado de los sindicatos CCOO, CSIF, UGT y Unión de Policía Local y Bomberos de Andalucía (UPLBA) todos ellos acusan a Kichi de "incitar a la ciudadanía como máxima autoridad política y jefe superior del Cuerpo a infringir preceptos legales".

 

 

Asimismo, los sindicatos consideran "inverosímil y una hipocresía el desapego que manifiesta hacia la Policía Local desautorizando a estos funcionarios públicos".

A juicio de los sindicatos, "todo tiene un límite que ni debe ni puede sobrepasarse" y recuerdan que hay unas reglas que "tienen que ser respetadas por toda la ciudadanía, ya sean políticos, jueces, médicos o vendedores ambulantes de pescado".

Comenta esta noticia
Update CMP