01 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La entrevista de Évole a Junqueras en el "hotel Lledoners" provoca ardores

El líder de ERC, condenado por sedición y malversación, apareció ante las cámaras de La Sexta en el estreno de lo nuevo del periodista. Y el resultado fue polémico, por varios motivos.

Jordi Évole estrenó Lo de Évole en La Sexta con una entrevista a Oriol Junqueras en el centro penitenciario de Lledoners, en Barcelona. Se trata de la primera vez que un equipo de televisión entraba a prisión para grabar una entrevista a uno de los cabecillas del procés condenados por sedición y malversación.

Algo que ha sido muy criticado por los espectadores, quienes consideran que Junqueras está recibiendo una serie de privilegios que otros presos no tienen. Y es que el líder de ERC, así como otros presos condenados por el procés, no dejan de recibir visitas. Hace tan solo unos días, la cúpula del PNV acudió al centro penitenciario para reunirse con todos ellos.

A ello se suma que dicha entrevista se ha podido llevar a cabo gracias a la generosidad de las instituciones penitenciaras de Cataluña, la cuales no han permitido que otras cadenas de televisión pudieran grabar una entrevista a Junqueras.

Asimismo, la audiencia también se ha quejado de que el programa conducido por Évole llevaba varias semanas promocionando este encuentro con Junqueras, sin embargo, el contenido ofrecido de la conversación con el líder de ERC fue muy escaso. Una entrevista de la que apenas se mostraron cinco minutos y que no llegó hasta la parte final del programa.

 

 

 

Lo de Évole había anunciado que el encuentro con Junqueras se vería a las 21:30 horas, pero no fue hasta casi las 22:30 horas cuando se emitió un fragmento de dicho contenido. Una entrevista en la que el exvicepresident de la Generalitat relató que dedica gran parte de su tiempo en prisión a dar clases.

"Doy, por ejemplo, una clase de Historia y Cine y comentamos escenas de películas o, por ejemplo, doy clases de lectura, un taller de lectura, de literatura", dijo Junqueras. Asimismo, también habló, cómo no, de la situación que vive Cataluña y del conflicto que mantiene con España. "Si se trata de desenredar, yo me apunto a desenredar siempre", dijo el líder de ERC al respecto.

El preso admitió también que existe una fractura en las filas independentista y que el distanciamiento entre su partido y JxCat es cada vez más evidente. "Los líos habituales que existen con los periodistas de otras cadenas o, incluso, entre los de la misma cadena", dijo en tono bromista cuando Évole se interesó por esas diferencias.

Una entrevista en la que Junqueras aseguró que no tiene ningún privilegio en prisión, algo que muchos sí creen. "Dicen que usted está en el hotel Lledoners. ¿Es eso cierto?", le preguntó Évole. "Si esto es un hotel… En fin, creo que eso no merece ningún comentario", dijo el catalán, que lleva ya dos años y tres meses encerrado, y que negó que pueda llamar más por teléfono o recibir un mayor número de visitas que el resto de presos.

Comenta esta noticia