L'Alqueria Blanca ahorra un millón de euros a À Punt

La reposición de L'Alqueria Blanca ahorra dinero a À Punt, y encima le da audiencia a escasos tres meses de las Autonómicas.

En el sector audiovisual valenciano no son pocos los que no entienden que la nueva radio televisión valenciana, À Punt, no echara mano de la exitosa serie costumbrista ambientada en los años sesenta desde el principio de sus emisiones, hace ocho meses. Salvo que se contemplen factores políticos, se apunta.

L'Alqueria Blanca se emitió coincidiendo con períodos de gobierno del Partido Popular, y ahora quien manda en la Generalitat es una coalición de PSPV y Compromís. Para más detalle, todo el mundo en el sector -y en círculos políticos y periodísticos- asegura que quien tiene la sartén por el mango en la tele es Compromís, con un modelo muy distinto de Comunidad y de televisión en la cabeza del que tenía por estandarte a L'Alqueria. Por eso desde el principio los dirigentes de À Punt desestimaron la realización de nuevos capítulos de la serie, ni aunque se modificaran guiones, personajes, formatos, o estilos, como se les llegó a ofrecer. La directora general, Empar Marco, afirmó que quería una televisión con productos más “frescos”.

Sin embargo las bajísimas audiencias que ha cosechado hasta ahora la empresa que dirige Marco le han obligado a olvidarse de frescuras y a exhumar los capítulos antiguos de la popular serie, de la que À Punt tiene los derechos, para mejorar la audiencia global de la segunda televisión autonómica ante el debate sobre su supervivencia o redimensión, que a buen seguro surgirá durante la campaña electoral de mayo. Al menos Ciudadanos y Vox basculan ya entre una y otra opción.

De esta forma nos hallamos ahora ante la cuarta reemisión de la serie. Fuentes del sector ven hasta “escandaloso” que se coloquen carteles publicitarios en la calle anunciando que vuelve L'Alqueria Blanca -un año después de arrancar las emisiones de À Punt- porque no entienden que una cuarta reemisión pueda ser motivo de publicidad. Esas fuentes llegan a calificar de “el mayor error de la historia de la televisión en España” no contar con ella desde el principio.

Con apenas nueve capítulos repuestos, la audiencia de À Punt a las cuatro de la tarde ha pasado ya de los 2.000 espectadores y el 0,2% de antes a los 55.000 y el 3,8% de ahora. Además, esas mismas fuentes calculan que el ahorro por coste de producción para esa franja es de 6 mil o 7 mil euros (lo que cuesta hacer un programa tipo magazine a esa hora), que multiplicados por los 189 capítulos de L'Alqueria Blanca suponen bastante más de un millón de euros.

En el sector se destaca que actualmente el 70% de las productoras que trabajan con À Punt no son valencianas, con lo que no se estaría consiguiendo dinamizar este segmento industrial en la Comunidad, al contrario de lo que se había prometido. Nadie habla de ello, insisten las fuentes, porque todos confían en poder “colocar” algún producto dentro del 30% restante, aunque sea en detrimento de las empresas de menor interés para el gusto de los actuales dirigentes de la tele.

 

Comenta esta noticia