23 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Llega a oídos del PNV lo último que trama Sánchez y enfurece por la traición

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, felicita a Pedro Sánchez nada más ganar la mocion de censura contra Rajoy.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, felicita a Pedro Sánchez nada más ganar la mocion de censura contra Rajoy.

Si de algo se jactan los nacionalistas vascos es que su palabra vale oro. Y ahora claman indignados ante una cita adelantada con las urnas que el líder del PSOE les prometió no convocar.

"Nos ha engañado y tomamos nota". Los dirigentes del PNV son los últimos en comprobar lo que vale la palabra de Pedro Sánchez y, en las últimas horas, han hecho pública su indignación por lo que consideran ya una posibilidad más que probable: el líder del PSOE ultima una convocatoria electoral anticipada tras constatar lo obvio: ni tiene mayoría suficiente para sacar adelante los presupuestos, ni siquiera los votos suficientes para garantizar la aprobación de los reales decretos con los que pretende garantizarse in extremis su continuidad en La Moncloa.

El problema radica que el apoyo decisivo del PNV a la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy del Gobierno se sustentó en dos condiciones irrenunciables de los nacionalistas vascos al líder socialista: cumplimiento total de los acuerdos que Andoni Ortuzar había suscrito con el ejecutivo del PP para dar luz verde a los PGE y que la legislatura se agotase "hasta el último minuto".

Y es que al partido del lendakari Íñigo Urkullu le provoca auténtico pánico una cita adelantada de las generales que pudieran propiciar una victoria de Ciudadanos o un gobierno del PP sostenido y condicionado por Albert Rivera. ¿La razón? Rivera ha hecho de la igualdad entre territorios, el combate ideológico y político al nacionalismo, el refuerzo del constitucionalismo y de la revisión del Cupo Vasco -"cuponazo", le llaman los naranjas- su gran compromiso electoral con los españoles.

Y, según recuerda a ESdiario un dirigente del PNV, en las negociaciones que Ortuzar mantuvo con Sánchez y Aitor Esteban con José Luis Ábalos para el decisivo de los cinco diputados vascos a la moción de censura, quedó clara la palabra dada por Sánchez: la legislatura se agotaría hasta 2020.

Tiempo suficiente para "bajar el suflé de Cs", aprovechar la crisis abierta en el PP por la dimisión de Rajoy en las municiales, forales y europeas de mayo próximo y permitir a Sánchez afianzarse en La Moncloa con una mayoría que dependería, incluso tras la cita de 2020, del apoyo del PNV.

 

Pedro Sánchez, en su primera audiencia al lendakari Urkullu tras ser nombrado presidente del Gobierno.

 

Pero ahora, los peneuvistas han descubierto la "traición" de Sánchez tras el globo sonda de Ábalos con el superdomingo del 26-M. Y claman ante la jugarreta del presidente. "Totalmente en contra", advierte el dirigente antes citado.

"Se está evidenciando que la voluntad de acuerdo se está dando por rota y consideramos creíble un adelanto electoral", ha reconocido en las últimas horas Koldo Mediavilla, responsable institucional del Euskadi Buru Batzar, la ejecutiva peneuvista. "Sería -ha advertido a Sánchez- una muy mala decisión intentar vincular unas generales a un calendario que coincida con las municipales, forales, europeas y autonómicas".

Y el PNV va más allá en su enfado. "Que cumpla sus compromisos", exige. Porque, además, recuerdan otra puñalada del inquilino de La Moncloa que ha escocido en Sabin Etxea. Está jugando con la fecha electoral sin informar previamente a su socio vasco. "Y a eso se comprometió cuando el apoyamos en la moción de censura".

 

Comenta esta noticia
Update CMP