25 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Maza hiela al independentismo y deja a Puigdemont con pie y medio en la cárcel

Carles Puigdemont, en una sesión del Parlament.

Carles Puigdemont, en una sesión del Parlament.

El Fiscal General del Estado se ha "mojado" y ha respondido a la pregunta del millón sobre el futuro judicial del presidente catalán. Y ha sido explícito, para disgusto de los soberanistas.

El fiscal general del Estado ve justificada la querella que la Fiscalía General del Estado está preparando por el delito de rebelión contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en caso de que haga efectiva una declaración unilateral de independencia.

Y rompiendo ya su habitual cautela a la hora de valorar futuras decisiones judiciales, al ser preguntado sobre si implicaría prisión provisional, José Manuel Maza ha sostenido que al tratarse de un delito de "tanta gravedad es lógico, una consecuencia casi obligada, que se pidan "medidas cautelares severas", deslizando así que Fiscalía pedirá -como ya hiciera con el Mayor Trapero y los "jordis"- el ingreso en prisión provisional del todavía (muy probablemente hasta el viernes) presidente de la Generalitat de Cataluña.

De esta manera las palabras del Fiscal General del Estado han "helado" a los independentistas que ahora se preguntan si está medida podría afectar también a otros destacados cargos "activos" durante el referéndum ilegal y la posterior declaración de la independencia en diferido como Oriol Junqueras o Carme Forcadell, entre otros. 

De momento, tal y como les contaba este sábado ESdiarioFiscalía General del Estado tiene lista  una querella por el delito de rebelión que presentaría contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el caso de que este hiciera efectiva una declaración unilateral de independencia.

La rebelión, castigada con hasta 30 años de prisión, se recoge en el artículo 472 del Código Penal e incluye varios supuestos de aplicación, entre ellos el de ser responsable de esta conducta quien se alzare "violenta y públicamente" para declarar la independencia de una parte del territorio nacional; derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución; o destituir o despojar de facultades al Rey, entre otros casos.

El próximo paso de la Fiscalía dependerá en todo caso de los acontecimientos que se produzcan en los próximos días y teniendo en cuenta que el Gobierno motiva la aplicación del artículo 155 de la Constitución entre otros motivos, en que la Generalitat de Cataluña ha puesto en marcha una secesión "con desobediencia rebelde y sistemática", que afecta de manera "grave" al interés general de España.

Habrá que estar atentos a lo que ocurra durante el pleno del Parlament esta próxima semana, a propuesta de Puigdemont en su declaración institucional del sábado, y si finalmente este responde al 155 del Gobierno declarando unilateralmente la independencia. De esta forma, Fiscalía activaría todos los mecanismos para provocar la detención del presidente catalán. 

De lo que ocurra en el Parlament y las acciones de Carles Puigdemont podrían derivarse otras conductas que integran el delito de rebelión "sustituir por otro el Gobierno de la Nación o el Consejo de Gobierno de una Comunidad Autónoma", así como "usar o ejercer por sí o despojar" a estas instituciones o "a cualquiera de sus miembros de sus facultades, o impedirles o coartarles su libre ejercicio, u obligar a cualquiera de ellos a ejecutar actos contrarios a su voluntad.

Si Puigdemont es acusado por este delito, se puede enfrentar a una pena de hasta 25 años de prisión. Según el artículo 473 del Código Penal las personas que han "promovido" y "sostengan" la rebelión serán castigados con la pena de entre 15 y 25 años de cárcel e inhabilitación por el mismo tiempo.

Comenta esta noticia
Update CMP