Nervios en el Palau

Me cuenta un veterano del socialismo de la Comunidad que no vive de la Generalitat pero que accede a su fontanería con pasmosa facilidad que en el Palau “están nerviosísimos” con lo de Vox.

Lo de Vox es su éxito en Andalucía y la proyección que de él se hace para las próximas citas electorales valencianas. Si la ultraderecha supera la barrera electoral del 5%, cosa que se da por segura, el bloque de centro-derecha podría conseguir desbancar al tripartito de izquierdas que rige los destinos de los valencianos.

Mi interlocutor no lo cree. Defiende dos cosas: que los votos de más para Vox son votos de menos para el PP y, si acaso, para Ciudadanos, y que aquí la izquierda no lleva 36 años mandando, con el consiguiente deseo de cambio de los votantes. Es decir, que salvo catástrofe no importa cómo se gobierne, sino cuánto tiempo se haga.

La teoría parece cumplirse no sólo en el caso andaluz sino también en el propio de la Comunidad Valenciana en 2015, cuando el PP perdió el poder tras veinte años ejerciéndolo. Sin embargo eso también supondría que ni la corrupción en aquel caso ni las concesiones a Cataluña y el ramalazo pancatalanista en éste tendrían apenas reflejo en las citas de los valencianos con las urnas. Lo veremos próximamente.

 

Comenta esta noticia
Update CMP