09 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ábalos purga a la empresa que debía acreditar a Delcy en Barajas y borra pruebas

José Luis Ábalos esta semana en el Congreso.

José Luis Ábalos esta semana en el Congreso.

El Ministerio de Transportes ha decidido cambiar, precisamente ahora, a la firma encargada de las acreditaciones y las autorizaciones en el aeropuerto. La sombra del "delcygate" es alargada.

Mientras el delcygate sigue su curso judicial en el Juzgado de Instrucción nº 31 de Madrid, cuyo titular -Antonio Serrano- acaba de solicitar al Ministerio del Interior que le detalle el protocolo de actuación con los pasajeros que aterrizan en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, José Luis Ábalos continúa moviendo sus hilos para purgar a los responsables de las filtraciones y borrar las pruebas. 

Ésas que le han llevado al borde del abismo político después de conocerse todo tipo de detalles sobre su encuentro con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez. Faltan las grabaciones de Aena; si es que acaso esas cintas aún existen, puesto que la oposición lo duda. 

Precisamente ahora, el Ministerio de Transportes ha decidido cambiar la empresa que se encarga de las acreditaciones de seguridad y otras autorizaciones administrativas en Barajas. Cabe recordar que la número dos de Nicolás Maduro no fue acreditada a su llegada al aeropuerto, como habría correspondido (a Ábalos no le interesaba que nadie descubriera su presencia). Tampoco el séquito que acompañaba a Rodríguez aquella noche.

Hasta ahora se encargaba de ello Acciona Facility Services S.A. En teoría el nuevo contrato tendría que haberse sacado a licitación a partir de septiembre de 2020, al cumplirse tres años del servicio, pero al ministro le han entrado las prisas.

 

Así las cosas, la dirección de Contratación de Aena, dependiente del Ministerio, sacó a concurso el 20 de febrero el servicio de atención al cliente en acreditaciones de seguridad y otras autorizaciones administrativas en Barajas, por un importe de 346.971,7 euros (impuestos incluidos).

Curiosamente, la decisión se tomó justo al cumplirse un mes de aquella noche de infausto recuerdo para Ábalos, la del 20 de enero.

En los pliegos, a los que ha tenido acceso ESdiario, Aena establece que entre otras tareas la empresa adjudicataria se encargará de "las acreditaciones personales de identificación, así como los trámites para concederlas". También de confeccionar un "archivo de todos los escritos de petición de acreditaciones y autorizaciones que permitan completar el proceso".

El Ministerio de Ábalos también deja por escrito que la empresa se responsabilizará de "solicitar las acreditaciones de identificación personal y las autorizaciones de vehículos siguiendo las normas establecidas en la instrucción SA-7, así como de las personas que deban acceder con frecuencia a la zona restringida de seguridad del aeropuerto".

Y lo que es más sangrante, en vista de todas las normas que se infringieron con la visita de Delcy Rodríguez: "La empresa contratista/arrendatario estará obligada a garantizar el cumplimiento, por parte de sus medios humanos, de todos los procedimientos, instrucciones, normas, reglamentaciones, directrices y cualquier otra obligación en materia de seguridad aeroportuaria". 

Por último, Aena incorpora una cláusula de confidencialidad a los pliegos, por el "carácter confidencial de aquella información a la que tenga acceso" . Vital para el ministro de Transportes, dados los antecedentes.  

Comenta esta noticia
Update CMP