25 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Crecen las sospechas sobre el origen del dinero belga de Puigdemont

Puigdemont, este miércoles, "cazado" por Der Standaard haciendo turismo en Gante.

Puigdemont, este miércoles, "cazado" por Der Standaard haciendo turismo en Gante.

El expresident renuncia a la pensión de 112.000 euros para no acatar el 155. Anuncia que sí percibira su sueldo de diputado tras el 21-D. Pero, ¿quién está pagando su exilio de turista?

Carles Puigdemont ha respondido este jueves a Oriol Junqueras en el duelo que ambos mantienen por erigirse en valedor único de las esencias del procés. Si este martes el exvicepresidente rechazó acatar al artículo 155 para salir de prisión, 24 horas después, el exinquilino de la Generalitat renunció a su pensión como expresident, en una escenificación similar.

Y es que con apenas dos años en el cargo, Puigdemont tenía derecho a percibir una pensión de 112.ooo euros, siempre y cuando acatara el 155 y aceptara que ha sido cesado. Los expresidents de la Generalitat tienen derecho al 80% del sueldo durante la mitad del tiempo que han ocupado el cargo y durante un mínimo de 4 años.

Es decir, que el sucesor de Artur Mas, que lideró el Govern durante 21 meses, podría haber recibido la pensión de expresident durante los próximos 4 años. Posteriormente, a partir de los 65 años, los expresidentes tienen derecho a cobrar una pensión vitalicia equivalente al 60% del sueldo.

Sin embargo, en las últimas horas, el cabeza de lista de Junts per Catalunya ha renunciado a esa pensión. Si ha anunciado que percibirá su sueldo de diputado, tras las elecciones del 21-D. Nada lo impide hasta que sea inhabilitado si es finalmente condenado por alguno de los delitos que se le imputan: rebelión, sedición y malversación.

14.000 euros en cuentas; 126.286, en deudas

Mientras, de forma paralela, crece en Cataluña la polémica sobre la fuente de financiación de la estancia y las actividades de Puigdemont en Bruselas, y la del reducido entorno que le acompaña.

Según las última declaraciones de bienes que el expresidente ofreció al órgano de transparencia de la Generalitat, este posee propiedades inmobiliarias por valor de 280.000 euros. Se trata de una vivienda que tiene al 50% y que compró en el año 2003. Según el Registro de la Propiedad, se trata de una vivienda unifamiliar que ocupa 291 metros cuadrados en una urbanización de Sant Julià de Ramis (Gerona) y se levanta sobre una parcela de 1.009 metros cuadrados, tal como reveló en julio el diario El Mundo.

En el citado registro, figura además a nombre de Carles Puigdemont Casamajó una segunda finca en Gerona . Asimismo, el candidato prófugo afirmaba tener únicamente 14.000 euros en sus cuentas, depósitos o similares, y reflejaba deudas por valor de 126.286 euros.

 

Puigdemont cazado por RNE en una cafetería de Bruselas cuando Junqueras y los exconsellers declaraban en la Audiencia Nacional. Junto a él, su amigo y empresario Josep María Matamala. ¿Su mecenas?

 

Mientras el expresidente, Artur Mas, y sus exconsellers inhabilitados por el Supremo por la consulta del 9-N han tenido que embargar algunas de sus propiedades para hacer frente a los más de 5 millones de fianza que les impuso el Tribunal de Cuentas, y la Audiencia Nacional estrecha el cerco a las fianzas de la ANC y Ómnium, la financiación actual de Puigdemont sigue siendo uno de los grandes enigmas de la precampaña.

Más, cuando según reconocen a ESdiario fuentes próximas al PDeCAT, las cuentas de la formación son "de todo menos boyantes" y su financiación con las entidades bancarias tras el 1-O, muy limitada.

Desde que se fugó a Bélgica en un vuelo desde Marsella, mucho se ha hablado de los posibles patrocinadores de Puigdemont en su cómodo exilio de turista. El Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda y gracias al 155, sigue rastreando todas y cada una de las partidas de la Generalitat por si se hubiera producido el desvío a cuentas ocultas de fondos públicos. En este mismo ámbito, el Gobierno investiga la factura del viaje de los 200 alcaldes independentistas a Bruselas.

Otras fuentes sitúan otra fuente de financiación en los presupuestos de los eurodiputados del PDeCAT y ERC, aunque parte de ellos están sometidos a un riguroso proceso de fiscalización. Ramón Tremosa y Josep María Terricabras no se han separado de Puigdemont en sus actos en la capital comunitaria. También podría haber recibido apoyo financiero del partido flamenco N-VA de Bélgica, históricamente hermanado con la antigua Convergencia.

El misterioso "hombre del pelo blanco"

Pero quién más dudas ha concitado desde la fuga de Puigdemont, es el empresario y amigo personal del expresident, Josep María Matalama, de quien algunos medios dicen que esta sufragando parte de los gastos de los prófugos de exGovern. Matalama se ha convertido en inseparable de Puigdemont y con él lo pilló Radio Nacional en una cafetería de Bruselas mientras su exconsellers declaraban en la Audiencia Nacional.

Matamala, que fue concejal en el Ayuntamiento de Gerona, sigue maniendo una rentable relación con el consistorio, del que Puigdemont fue alcalde ante de su salto al Parlament. Según revelo ABC el pasado día 11, Matamala organiza cuatro ferias en Gerona a través de su empresa, Incatis, de la que precisamente Puigdemont fue consejero delegado antes de su entrada en política.

Tal vez los partidos constitucionalistas, según explican a ESdiario fuentes del PP catalán, y de C's pongan el foco en la campaña sobre este nuevo agujero negro del procés. ¿Quién paga la factura del cómodo exilio de turista del candidato prófugo?

Comenta esta noticia
Update CMP