09 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Aparece la factura de la última "juerga" que se corrió la Generalitat en EEUU

Puigdemont junto a dos congresistas norteamericanos.

Puigdemont junto a dos congresistas norteamericanos.

El departamento del exconseller Raúl Romeva tiró la casa por la ventana en su "embajada" en Estados Unidos en los últimos seis meses antes de su cierre, cuando ya tenía el 155 rondando cerca

Aparecen nuevas revelaciones sobre el despilfarro millonario de la red internacional tejida por el exconseller Raúl Romeva para vender el procés por el mundo. Y siguen saliendo de los cajones facturas gracias a la aplicación del artículo 155 y la toma de control y cierre de las embajadas independentistas por parte del Ministerio de Exteriores que dirige Alfonso Dastis.

Ahora se ha conocido que la Generalitat destinó a su oficina en Estados Unidos-cerrada ya por el Gobierno-casi un millón de dólares para cubrir los salarios y los gastos de sus últimos seis meses de actividad, según consta en la documentación oficial enviada por ésta al Departamento de Justicia estadounidense. Fue su última juerga.

En ella están reflejadas cuatro transferencias enviadas por la Generalitat de Cataluña a su oficina Catalonia Delegation USA Inc. por un valor total de 989.860 dólares (alrededor de 830.217 euros). Los giros se efectuaron el 2 de junio, el 12 de julio, el 8 de septiembre y el 1 de noviembre, este último, por un importe de 236.006, apenas unos días después de que el Gobierno decretase el cierre de las oficinas catalanas en el exterior.

En el conjunto del periodo, el importe es mucho mayor que en cualquiera de los semestres anteriores en los que la oficina ha comunicado sus ingresos y sus gastos, desde mayo de 2014.

En cuanto a los gastos comunicados entre junio y noviembre, ascienden a 140.455 dólares, de los que 108.955 fueron para salarios y 31.500 para gastos de viaje y representación. De esta partida, un total de 23.332 se dedicaron a viajes a Barcelona.

Puigdemont en un viaje a EEUU que se saldó con un sonado fracaso. No le recibió nadie de la administración norteamericana.

 

En la documentación también consta que el jefe de la delegación, Andrew S. Davis, fue cesado el 28 de octubre, un día después del Consejo de Ministros en el que el Gobierno central decidió cerrar las oficinas en aplicación del artículo 155.  Su número dos, Xavier Vila, cesó un mes después, el 30 de noviembre. Davis cobraba 131.214 dólares al año, según un documento registrado en mayo de 2014, y Vila 70.000.

Entre junio y octubre ambos representantes mantuvieron un total de 36 reuniones, todas ellas con asesores de congresistas estadounidenses o personal del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Aunque en la actividad de la oficina siempre estuvo incluida la difusión de información sobre Cataluña, en sus últimos meses la delegación registró oficialmente en el Departamento de Justicia varios documentos destinados a defender la posición del exGovern de Carles Puigdemont en favor del referéndum y de la independencia.

En concreto, el 5 de septiembre remitió un informe de "respetados académicos" a favor del referéndum; el día 20, la declaración institucional de Puigdemont tras la operación policial contra los preparativos del referéndum y dos días después un artículo del entonces president en The Washington Post.

Finalmente, la oficina registró una copia en inglés de la declaración que hizo Puigdemont ante el Parlament el 10 de octubre, en la que dijo asumir "el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república" para acto seguido pedir al Parlamento que suspendiese "los efectos de la declaración de independencia".

Comenta esta noticia