16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Bitcoin recupera tono y se postula como valor refugio

La criptomoneda cotiza en los valores más altos de lo que llevamos de año y se acerca a la cota psicológica de 10.000 dólares. Las tensiones comerciales entre EE.UU y china pueden ser razón.

La inestabilidad en los mercados internacionales, derivada de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, es sin duda una razón suficientemente potente para que el Bitcoin, la criptomenda por excelencia, esté recuperando interés entre los inversores después de haber perdido casi el 75% de su valor hace dos años. Ahora cotiza en el entorno de los 9.000 dólares y apunta a consolidarse en la zona psicológica de 10.000 antes de final de año.

No es menos cierto que cada vez más inversores consideran a la criptomoneda como un valor refugio. En lo que va del año, el bitcoin se ha apreciado más de 130%, aunque todavía cotiza más de 10.000 dólares por debajo de sus mejores niveles en la historia, registrados a finales de 2017. Los riesgos de este producto financiero asociados a su excesiva volatilidad, ya que el bitcoin no obedece a ninguna motivación económica, y la inseguridad jurídica y legal derivadas de su opaca regulación, siguen sin embargo suponiendo una importante barrera.

El mes pasado sin ir más lejos, el Banco de España advirtió a los usuarios del riesgo de comprar bitcoin en grandes cantidades, ya que aseguró que este no sustituirá el dinero corriente (FIAT), y que mucho menos se convertirá en una forma de pago o ahorro importante en España, a pesar de las miles de transacciones que se hacen a diario con esta criptomoneda. Sin embargo, ahora el BDE ha decidido tomar una postura más flexible, aceptando que, si bien no consideran que el Bitcoin venga a sustituir el FIAT o dinero corriente, es una excelente forma de solucionar problemas en los sistemas de pagos, intervención de terceros y puede ser una buena alternativa de pago.

Bien sea Bitcoin, Ethereum, IOTA, Ripple u otras, las criptomonedas tienen futuro. Ya sea para funcionar como un sistema de pago alterno o para ser usado por gobiernos para sus bonos, fondos de ahorro y otros servicios financieros. En España, se le intenta dar una regulación estricta para evitar que los usuarios ahorren en criptomonedas al no tener un sustento real como lo tiene el dinero corriente en el oro. Al mismo tiempo, son cada vez más las empresas y organizaciones que se van atreviendo a usar de este modo de pago y la tecnología blockchain para lanzar nuevas aplicaciones que creen más oportunidades de negocio.

Comenta esta noticia
Update CMP