30 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ayuso no pedirá el estado de alarma a Sánchez: "Si lo hacemos estamos muertos"

Díaz Ayuso en una imagen de archivo.

Díaz Ayuso en una imagen de archivo.

El presidente toma por primera vez la iniciativa y se desplazará a la Puerta del Sol para reunirse con ella. Ésta, no obstante, desconfía de las intenciones de Sánchez. O cree conocerlas.

Pidió Ignacio Aguado públicamente mayor implicación de Pedro Sánchez para embridar la crisis sanitaria en la Comunidad de Madrid y a las pocas horas llegó la respuesta del presidente del Gobierno. 

Éste envió una carta a Isabel Díaz Ayuso mostrando su disposición a desplazarse a la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid -un hecho insólito- para, según Sánchez, ver cómo "reforzar los mecanismos de cogobernanza para complementar los esfuerzos y medios que ya viene desplegando tu gobierno". Y así "superar cuanto antes los momentos críticos que atraviesa la región en beneficio de sus ciudadanos".

La presidenta regional recogió rápidamente el guante y aceptó esa reunión, aún sin fecha. "La Comunidad de Madrid ha estado demasiado tiempo sola. Celebro que el presidente del Gobierno acceda por fin a reunirse conmigo", escribió en Twitter en una primera valoración. 

Se refería Ayuso a que lleva seis meses escribiendo a Sánchez para pedirle un encuentro -la última misiva data del 10 de septiembre- y hasta ahora no había obtenido respuesta. No más allá de las conferencias de presidentes que se hicieron habituales domingo tras domingo durante el estado de alarma (después hubo una presencial en La Rioja). 

Una de las videoconferencias de Sánchez con los presidentes regionales.

 

Poco después llegó la carta oficial de ella, en la que adelantaba al presidente su lista de peticiones: "Necesitamos seguridad jurídica, actuaciones en dependencias estatales y respaldo en materia legislativa y de seguridad ciudadana, competencias de las que carecemos, para que todas las demás medidas sean efectivas".

En la Comunidad de Madrid no se fían de las intenciones del presidente del Gobierno. O más bien creen conocerlas: empujar a Díaz Ayuso a pedir a Sánchez la declaración del estado de alarma en la Comunidad de Madrid para que así reconozca implícitamente que la situación la ha desbordado. 

 

Pero ya adelantan en la Puerta de Sol que no van a pedir el estado de alarma. No entra en sus planes. "Solo hace falta que no nos manden -en alusión a Moncloa- manifestantes ni huelguistas", señalan las mismas fuentes con sorna. Huelgas convocadas hay una: la de la Atención Primaria, prevista para el día 28 de septiembre e indefinida.

Los populares madrileños están convencidos de que Sánchez y su jefe de Gabinete, Iván Redondo, están tratando de tender una trampa a la presidenta regional para acabar con ella más pronto que tarde, en vista de las reticencias que sigue mostrando Ciudadanos a apoyar -de momento- una moción de censura. 

"Si lo hacemos, si pedimos el estado de alarma, estamos muertos", señala a ESdiario un diputado madrileño con muchas horas de vuelo en la política regional. A partir de ahí, reflexiona él mismo, la campaña contra la presidenta madrileña sería tan "brutal" que tal vez Aguado se replanteara cambiar de amistades.

Lo cierto es que las cifras de contagios y sobre todo de ingresos hospitalarios, la saturación de la Atención Primaria y los errores cometidos por el Gobierno regional en las últimas horas han hecho que el PSOE, Más Madrid y Podemos aumenten la presión y los decibelios.

Un exministro del PSOE ha llegado a pedir en La Sexta que se aplique el 155 sobre Madrid

 

Este jueves el exministro socialista Miguel Sebastián incluso pedía a Sánchez desde La Sexta que aplique el artículo 155 de la Constitución sobre la Comunidad de Madrid (lo que significa suspender la autonomía) si Díaz Ayuso no reacciona. Y la izquierda se está movilizando en los barrios del Sur para protestar ante lo que llaman "confinamiento de clase" e incluso "apartheid de clase selectivo". 

Este viernes la Comunidad de Madrid anunciará las nuevas medidas, sobre las que han llegado mensajes contradictorios en las últimas horas. Se da por descontado que habrá nuevos límites a las reuniones sociales pero no está claro cuáles serán las restricciones a la movilidad. La presión sobre Díaz Ayuso es mucha.

En cualquier caso, su Gobierno insiste en que lo tienen bajo control y que si llega a hacer falta pueden instalar el doble de camas y UCIs en 24 horas.

Actualmente, y según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad (que los sindicatos ponen en cuestión), hay 16.920 camas de hospitalización instaladas y 14.208 están ocupadas. De ellas, 2.850 con pacientes Covid-19, un 16,8% de todas las camas instaladas. Y en UCI hay 945 camas instaladas. En total, están ocupadas 753 y, de ellas, 392 con pacientes con Covid-19. Es decir, un 41,4% del total de camas.

Comenta esta noticia