05 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El ministro justifica la reforma del Código Penal, se confunde y le pillan

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, este jueves en Fitur saluda a Susana Díaz.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, este jueves en Fitur saluda a Susana Díaz.

El globo sonda lo lanzó el lunes el propio Pedro Sánchez. Este miércoles allanó el camino a la reforma al Código Penal Carmen Calvo. Y ahora Juan Carlos Campo defiende así lo indefendible.

Hasta el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, se lanza a la insólita tarea de justificar el derribo del Código Penal para beneficiar al independentismo. Y el nuevo titular del ramo, el que va a formar el tandem con Dolores Delgado en la Fiscalía General diseñado por Pedro Sánchez, ha recurrido a tan disparatados argumentos que se la llevado un repaso inmediato.

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Mario Garcés, ha recordado al ministro que los tanques de combate no aparecieron en el siglo XIX como ha afirmado, sino en el siglo XX.

El titular de Justicia ha defendido esta mañana, durante su intervención en el V Encuentro de la Asociación de profesionales de cumplimiento normativo, la reforma del Código Penal para modificar las figuras penales de sedición y rebelión. En su opinión, estos tipos penales "son propios del siglo XIX, cuando se atacaba con tanques".

Juan Carlos Campo ha citado expresamente "el problema catalán" y ha subrayado la necesidad de "repasar" esos tipos penales porque hoy la soberanía del país es atacada "de otras maneras" y esto hace necesario "un detalle" del Código Penal que dé una respuesta proporcional a esas actuaciones.

Pero el ministro no ha tardado en ser corregido por el diputado popular Mario Garcés, quien en su cuenta de twitter ha recordado a Campo que "los carros de combate aparecen en el siglo XX". "Se han equivocado al asignarle Ministerio. El suyo debía ser el Ministerio del Tiempo", ha señalado el popular con ironía sobre el error del ministro.

 

 

De hecho, los tanques o carros de combate aparecieron en la Primera Guerra Mundial como una respuesta a la guerra de trincheras, fuertemente protegidas por alambradas y hombres armados con ametralladoras.

Ante el constante fracaso de los ataques de infantería y las numerosas bajas que causaban, los británicos introdujeron el carro de combate. Realizaron las primeras pruebas en el frente del Somme en septiembre de 1916.

Comenta esta noticia