Los catalanes llevan sus ahorros a Castellón por temor a un "corralito"

Las 34 oficinas bancarias que se sitúan en  Vinaroz, Peñíscola y Benicarló presentan un denominador común desde hace dos días: Están desbordados de trabajo, ante la llegada significativa de catalanes que transfieren sus ahorros y depósitos bancarios.

Según el relato de empleados de algunas entidades, los nuevos clientes manifiestan su temor por su dinero, ante la inestabilidad política que vive Cataluña y la posible declaración unilateral de independencia. No son pocos los que han expresado su alarme ante un posible  “corralito” que pudiera congelar su dinero, tras la salida de los grandes bancos de territorio catalán. Las últimas manifestaciones de dirigentes de la CUP, habrían sido el detonante de esta preocupación.  

De hecho, la diputada de la CUP Eulàlia Reguant ha pedido al gobierno catalán,”comenzar a trabajar gradualmente con otras entidades financieras, y construir el Institut Català de Finances, para que sea la verdadera banca pública, que no ha sido hasta ahora". Asimismo ha instado a un boicot desde la administración hacia la Caixa,  Sabadell y el BBVA. Teniendo en cuenta la intervención de las finanzas catalanas por parte del Ministerio de Hacienda, Reguant ha propuesto "dejar de trabajar" con esos bancos.

Los nuevos clientes proceden en su inmensa mayoría de poblaciones al sur de la provincia de Tarragona que apenas se distancian unos kilómetros del limite de la Comunidad Valenciana. Es el caso de Alcanar, San Carles de la Rápita, La Sénia y  Ulldecona. 

Como dato significativo citar que Vinaroz dispone de 16 oficinas bancarias del BBVA, Bankia, Santander, CajaMar  Bankinter, Caixa Vinarós e Ibercaja, y sólo en una de las dos oficinas que el BBVA tiene en la localidad se han abierto 70 nuevas cuentas y depósitos entre jueves y viernes. La imagen general en las oficinas era la de largas colas, incluso en el exterior de las sucursales.  

Desde Peñíscola su alcalde Andrés Martínez confirma ESdiarioCV no sólo la afluencia de clientes catalanes hacia las 6 oficinas bancarias de la localidad, sino también, la afluencias de estos clientes a los hoteles del municipio. Para Martínez, nacido en la localidad  de San Carlos de la Rápita, debe prevalecer ante todo"el sentido común entre las partes y la unión entre pueblos  vecinos". Peñíscola dista de la primera localidad catalana más próxima, Alcanar, sólo 25 kilómetros. 

Según el testimonio de algunos empleados bancarios, las nuevas cuentas y depósitos tienen otro denominador común: Son cantidades de dinero significativas y algunas, incluso, muy considerables.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia