13 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez vuelve a ningunear a los presidentes autonómicos con la tercera prórroga

Pedro Sánchez, en una reunión con Salvador Illa.

Pedro Sánchez, en una reunión con Salvador Illa.

El presidente ya lo avanzó en el pleno del jueves. Pero los líderes políticos y los presidentes regionales han vuelto a enterarse de sus decisiones por la prensa.

Pedro Sánchez se abona a los golpes de efecto y al ordeno y mando sin encomendarse ni a la oposición, que ha cerrado filas con él pese a los continuos desaires; ni a los presidentes autonómicos, que este mismo domingo le afearon sus permanentes filtraciones y globos sonda de los que este martes, pese a ello, se han encontrado con una nueva entrega.

Y eso que a lo largo de la jornada se han producido dos comparecencias ante los periodistas de cuatro ministros; la portavoz María Jesús Montero y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, por la mañana; los de Interior y Exteriores, Fernando Grande-Marlaska y Arancha González Laya, por la tarde.

Pero ha sido después de todas esas ruedas de prensa, cuando La Moncloa lo ha vuelto a hacer. Ha filtrado a varios medios la decisión de Sánchez de solicitar una prórroga del estado de alarma, la tercera, hasta el 10 de mayo. Ya lo había avanzado el pasado jueves en el pleno del Congreso, pero parecía lógico que aprovechara la ronda de contactos que inicia en 48 horas con Pablo Casado para consultarlo con los líderes políticos.

 

Marlaska y Laya. Pese a comparecer a las 7 de la tarde han ocultado la tercera prórroga de la alarma.

 

Pero Sánchez parece haber querido atajar el creciente guirigay en su propio Gobierno. En las últimas horas, con el rumor de un posible relajamiento de las medidas del confinamiento. Con un posible permiso a los niños para salir a la calle que ha defendido este mismo martes el propio portavoz de Sanidad, Fernando Simón.

Según esta filtración, el jefe del Ejecutivo tiene previsto solicitar el apoyo de la Cámara a esta tercera prórroga aprovechando el pleno del próximo día 22 en el que va a explicar los acuerdos de los últimos Consejos Europeos.

Contrasta esta comunicación del Gobierno -con sorpresas en el BOE o a golpe de filtraciones-, con la estretegia de los líderes de nuestro entorno. Caso del presidente de Francia, Enmanuel Macron, que en un mensaje a la Nación este lunes ofreció el calendario detallado de sus medidas hasta el próximo mes de julio. Un calendario que La Moncloa va anunciando, en cambio, a base de decisiones unilaterales de Sánchez, sin encomendarse más que a su reducido grupo de asesores.

El Gobierno decretó el estado de alarma el pasado 15 de marzo y ya ha pedido al Congreso dos prórrogas, la última de las cuales caduca el próximo 26 de abril, por lo que, en caso de ampliarse otra vez, su debate y votación tendrán lugar el próximo día 22.

"Es que si pido un decreto de alarma de un mes, la oposición me dice que me quiero saltar al Parlamento, con lo cual prefiero venir cada quince días a esta Cámara para pedir la prórroga", dijo Sánchez la semana pasada, apuntando que sería "una noticia extraordinario" que no fuera necesaria alargar esta situación excepcional.

El Pleno del 22 de abril no sólo celebrará el debate europeo y previsiblemente la prórroga del estado de alarma sino que también acogerá otra sesión de control al Gobierno con preguntas a Sánchez y a los ministros, la segunda desde que comenzaron la restricciones por la pandemia.

Comenta esta noticia