01 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La verdad sobre Nadia Otmani: el PSOE la ignoró y Aguirre fue su "hada madrina"

Nadia Otmani dirigiéndose a Javier Ortega Smith.

Nadia Otmani dirigiéndose a Javier Ortega Smith.

La historia de la víctima de violencia machista que se ha encarado a Ortega Smith desmonta los intentos de la izquierda por por arrogarse en exclusiva la defensa de las mujeres y sus causas.



Desde Irene Montero a Adriana Lastra, la izquierda política se ha echado a las redes sociales para alabar la valentía de Nadia Otmani, la víctima de violencia machista que se enfrentó al concejal de Vox Javier Ortega Smith durante un acto en el Ayuntamiento de Madrid con motivo del Día contra la Violencia de Género. 

Y de paso para cargar contra el PP en general y contra el alcalde José Luis Martínez Almeida en particular por tener como socio a un partido que habla de violencia intrafamiliar y no de violencia de género ni machista. Aunque el alcalde fue el primero que, durante el acto, recriminó a Ortega Smith su actitud y prometió: "Pondremos todos los medios para que ni una más nos falte".

 

Lo que se callan el PSOEPodemos es que Otmani no estaría donde está si no fuera por su hada madrina: la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre. Precisamente del PP y a quien le está muy agradecida.

Nadia Otmani, marroquí y presidenta de la Asociación Al Amal (significa Esperanza), recibió dos tiros en la cabeza y uno en la espalda cuando trataba de defender a su hermana del marido de esta última, iraní. Sobrevivió, pero quedó postrada en una silla de ruedas.

Era marzo de 1998 y durante años Nadia peregrinó por varias instituciones en busca de ayuda. Empezando por el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz, que por aquellos años (y hasta 2007) dirigía la socialista Trinidad Rollán, quien acabaría siendo número dos del PSOE de Madrid con Tomás Gómez

Sin embargo, los socialistas de su localidad no le hicieron caso. Cuenta que en los Servicios Sociales le aconsejaron que se fuera a su país y aquello le indignó tanto que decidió quedarse en España y luchar. 

Su vida cambió cuando en 2004 conoció a Aguirre. Le contó su caso y la presidenta madrileña le ofreció su ayuda para fundar la Asociación Al Amal, de ayuda a las mujeres inmigrantes. Fue "gracias a ella", reconoció Otmani en 2012 a la revista Mujer Hoy.

Gracias a una dirigente del PP, por más que la izquierda quiera arrogarse la exclusividad de la lucha feminista y contra la violencia de género. Hay que recordar cómo la propia mujer de Pedro Sánchez, Begoña Gómez, cantaba el último 8 de marzo detrás de una pancarta: "Dónde están, no se ven, las mujeres del PP". 

 

Desde entonces, y gracias a la sensibilidad de Aguirre, a Otmani y sus mujeres se les abrieron muchas puertas. Y Al Amal recibió fondos para su causa.

La Comunidad de Madrid, con Aguirre al frente, la homenajeó en 2009 por "su afán de superación, entrega y servicio a otras mujeres" (afirmó la entonces presidenta en su discurso). Un año después el Gobierno regional le hizo entrega de la medalla de plata de la Comunidad. 

Sin embargo, esa parte de la historia no parece interesarles al PSOE y Podemos.

Comenta esta noticia
Update CMP