El alcalde de Elche reta a la oposición a verse las caras en las urnas

Pleno del Ayuntamiento de Elche.

Pleno del Ayuntamiento de Elche.

Carlos González descalifica la postura de la oposición por rechazar las cuentas municipales para 2019, y reta a la oposición a que "decidan las urnas".

Elche se ha quedado sin presupuestos al negarse la oposición a apoyar hoy las cuentas municipales para 2019, año electoral. La oposición ha hecho valer su mayoría frente a un tripartito que ha intentado tarde y mal convencer a sus rivales políticos de las bondades del nuevo presupuesto. No ha sido posible, y como ha manifestado el alcalde, Carlos González, “las urnas decidirán”.

Era un secreto a voces que la oposición (PP, Ciudadanos e Ilicitanos por Elche) no iban a aprobar el Presupuesto de 2019. Ya lo habían anunciado la semana anterior pese al intento del alcalde de hacerles recapacitar. Pero ha sido del todo inútil porque todos, absolutamente todos los partidos políticos, sabían que en un año electoral tocaba prorrogar presupuestos. No había que dar ventaja al “enemigo”, aunque nunca se sabe si la actitud de estos tres partidos les va a beneficiar o perjudicar a la hora de la verdad.

La excusa para rechazar las cuentas ha sido perfecta: no habrá bajada del IBI pese a que todos los indicadores económicos atisban que hay margen para esta bajada. Pero el tripartito, con PSOE y Compromís a la cabeza, se han negado a las reiteradas peticiones de la oposición para que bajara la presión fiscal, que suele ser uno de los puntos que aprovecha el centro derecha para conseguir votos. Y es que, ¿a quién le gusta pagar impuestos…? Una bajada del 6,5% como exigía Ciudadanos, era inasumible por parte del tripartito, según palabras del propio alcalde Carlos González.

La edil de Hacienda, Ana Arabid, ha insistido hoy, con escaso ánimo, en que "se trataba del mejor presupuesto del mandato y probablemente de los últimos años", pero sus palabras, como las del primer edil, no han servido para nada. La sentencia estaba dictada.

"Nos vemos en las urnas"

Por otro lado, el alcalde González, que ha retado a la oposición a verse las caras en las urnas, había pedido de forma reiterada que no bloquearan el presupuesto municipal más inversor de la última década porque “conllevaba inversiones por valor de más de 28 millones de euros y preveía actuaciones que son muy necesarias para la ciudad”.

Las cuentas municipales ascendían a 229,5 millones, entre el presupuesto municipal y el de las empresas y organismos autónomos, cifra que supone un incremento de un 2,8% con respecto al del actual ejercicio.

“Hemos presentado un presupuesto para 2019 que rebaja el endeudamiento municipal, que no sube ni los impuestos ni las tasas, que impulsa la actividad económica, que invierte con fuerza en los barrios y pedanías y que acentúa la política de ayuda a las familias”, señalaba el alcalde de la ciudad.

Carlos González: "Este presupuesto incluía medidas de marcado carácter social para ayudar a las familias, como las ayudas del IBI"

“Nuestra propuesta suponía mejorar los equipamientos sociales en Torrellano, El Altet y Arenales, así como las instalaciones deportivas en Carrús y La Hoya, y la construcción de un nuevo Auditorio en Carrús”, añadía González.

“Este presupuesto incluía medidas de marcado carácter social para ayudar a las familias, como las ayudas del IBI, a los estudiantes  que utilizan el transporte universitario o a quienes cursan Erasmus en el extranjero. Es un presupuesto que conlleva una inversión de 28 millones de euros, la mayor en una década, que tendría efectos sobre el crecimiento y el empleo”, afirmaba González.

Por unos y por otros, al final la casa de ha quedado sin barrer. El tripartito en minoría no ha podido sacar adelante, por primera vez en esta legislatura, un presupuesto que no gustaba a la oposición, que en definitiva, tiene la mayoría y no hace más que todos los partidos: primero la táctica política y luego a pensar en los vecinos.

Comenta esta noticia
Update CMP