04 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Aznar y Felipe se unen y lanzan un mensaje terrible para Sánchez

Los expresidentes Felipe González y José María Aznar

Los expresidentes Felipe González y José María Aznar

Los dos expresidentes han participado en el Congreso Nacional de la Sociedad Civil en el que han dejado claras sus posiciones respecto a las reuniones de Sánchez con Torra.

Los expresidentes del Gobierno, José María Aznar y Felipe González se han sentado este jueves en un foro para "repensar" España en que han mostrado su oposición frontal al independentismo. De hecho Aznar ha calificado la reunión de Pedro Sánchez con Torra como "devastadora", mientras que González ha asegurado que no es más que una "performance" que pretende garantizar un buen resultado electoral al PSOE de cara a las próximas elecciones catalanas.

Sin embargo, el expresidente socialista, en la sesión de apertura de del I Congreso Nacional de la Sociedad Civil, se ha mostrado muy crítico con las intenciones de Sánchez y ha avanzado que si lo que proponen es una reforma de la Constitución, no cabe la amnistía ni la autodeterminación, y si lo impulsan, él hará campaña en contra y votará que "no".

 Aún así, considera que la reforma del Código Penal que plantea el Gobierno que incluye los delitos de sedición y rebelión es tan necesaria como inoportuna. Y lo ha explicado de una forma muy contundente, indicando que "si lo pones en una balanza, estás jodido".

Por su parte, Aznar se ha mostrado mucho más contundente respecto a al reunión ya que considera que tiene "muy graves consecuencias" y constituye un "elemento devastador para el sistema". Además, ha insistido en que "en democracia las formas son esenciales porque afectan a la esencia del sistema institucional". "Es difícil encontrar un país que le da la llave de la gobernabilidad a alguien que está en prisión condenada por sedición", ha aseverado.

"La reunión tenía que ver con la aprobación del techo de gasto"

Sin embargo, González ha querido "desdramatizar", eso sí, "no por falta de preocupación", ya que que a él lo que se cuestiona a es "el fondo, no que se dialogue". "Lo que pasó ayer y pasará mañana y al otro día, no me quiero equivocar es una performance para lo que viene en otoño, las elecciones catalanas".

De hecho, ha insistido en que "parece" que esa reunión tenía que ver con la aprobación del techo de gasto, que efectivamente se ha materializado este jueves en el Congreso. "¿Y qué necesidad hay de mezclar una cosa con otra?", se ha preguntado, para pedir a los políticos quitarse "la navaja de la boca" y "reflexionar tranquilamente".

"Hay que penalizar la deslealtad"

Ante esto, Aznar le ha reprochado a González que él "no la hubiera hecho y yo tampoco", añadiendo que no se puede aceptar como "normal" que el Gobierno de España tenga una relación bilateral y un diálogo entre iguales con el Gobierno de una comunidad, algo que, a su entender, "choca con la Constitución y la normalidad institucional".

Pero si ambos han coincidido es en la necesidad de preservar la democracia, que está "representada por la Constitución y el ordenamiento jurídico", proponiendo incluso que se penalice políticamente en serio la deslealtad.

Comenta esta noticia
Update CMP