20 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Landaluce desvela "lo peor" del vídeo de Irene Montero y apuntilla a Marlaska

Landaluce destaca la vacuidad del Ministerio de Montero.

Landaluce destaca la vacuidad del Ministerio de Montero.

Entre el "chasco y el asco" solo cabe una solución y la periodista se ha mostrado especialmente dura para dejar al descubierto lo que ya todos sospechábamos tras ver el "jo" de la ministra.

Lejos del sentir generalizado de parte de la población, Emilia Landaluce asegura este miércoles en su columna de El Mundo que "no saldremos más juntos de la pandemia sino a distancia sanitaria o autonómica: a dos metros y con mascarilla".

Se encarga la periodista del ya famoso vídeo de la ministra de Igualdad sobre su pillada admitiendo los peligros del coronavirus en la manifestación del 8-M y aunque "el "jo" de Irene Montero no servirá para que nadie dimita" sí se pregunta "qué hubiera pasado si la grabada en lo más íntimo de la levedad de su ser hubiera sido Dolors Montserrat".

Porque en su opinión, "lo peor del vídeo no es que Montero descubriese que el afán político había eclipsado a las advertencias sobre el covid, sino el carácter coriáceo (y el corcho siempre flota) de la ministra de Igualdad. ¿Debería dimitir? Un ministerio tan vacío (basado en que el sí es sí y que el no es no) no merece más que vacuidad". 

En cuanto a lo del otro ministro del Gobierno de Pedro Sánchez que está en el ojo del huracán al hilo del 8-M (Fernando Grande Marlaska), Landaluce que cree que lo suyo es "más grave" porque "evidenció que la separación de poderes es tan laxa que un miembro del Gobierno puede permitirse pedir que se le informe de la marcha de las investigaciones judiciales".

Vamos, que "el "jo" de Irene y el papelillo de Marlaska están íntimamente relacionados porque evidencian que el 8-M era una cuestión política más allá de que aún haya muchas parcelas en las que las mujeres pueden avanzar".

Si ya "es terrible" que la propaganda importe mas que la gestión, la periodista se lleva las manos a la cabeza pensando que "una parte importante de los ciudadanos habrá olvidado los jo y los papelitos y solo se quedará con que Sánchez les metió en casa para salvarles la vida, su vida. Porque a mucha gente no le ha pasado inadvertido que Sánchez ha dejado de hablar de nueva normalidad para referirse a la normalidad. La que todos tocamos ya con la punta de los dedos".

 

Muy dura y rotunda, concluye que más que dimitir Marlaska "lo debería cesar Pedro Sánchez, ya que está acreditado que su ministro mintió en sede parlamentaria. Entre el chasco y el asco solo cabe el comportamiento de Marlaska. Y su ambición de contentar al jefe". 

Comenta esta noticia