La foto de Pedro Sánchez con Junqueras es la 'foto de Colón' del 26M

Junqueras saluda a Sánchez en su escaño.

Junqueras saluda a Sánchez en su escaño.

Las cotizadas fotos que ERC y Vox han conseguido con Pedro Sánchez, y el error estratégico de éste a cinco días de las nuevas elecciones.

En el interregno que fue entre la vuelta de Pedro Sánchez a la secretaría general del PSOE y su llegada a la presidencia del Gobierno me topé con él en el Club de Encuentro Manuel Broseta de Valencia. Yo estaba en un pasillo, de pie, viéndole entrar en la sala en la que iba a exponer sus ideas. Conforme avanzaba, Sánchez repartía sonrisas y apretones de mano a quienes encontraba. A mí me tocó uno de cada.

Pero como no la busqué, no hubo foto del encuentro interplanetario. Podemos pensar que le dí suerte a Sánchez (modo ironía) , y que por eso ha llegado adonde ha llegado. No quiero reconocimientos por ello (más ironía).

Pero no he podido evitar recordar ese momento en el que seguramente cambió su vida (última dosis por hoy de ironía) cuando he sabido del empeño que dos líderes políticos tan opuestos como Santiago Abascal y Oriol Junqueras han puesto en salir en la foto con Pedro Sánchez en la sesión constitutiva de la nueva legislatura del Congreso de los Diputados. Las tienen. Tienen las fotos. Los dos. Por separado, claro. Y de pie, como la que yo no tengo. Aunque lo que ellos en realidad perseguían era la foto sentados.

En eso Abascal ha sido más listo. Como a quien madruga Dios le ayuda, y en Vox se juraba por Dios y por España (ahora solamente por España porque jurar ya implica dirigirse a Dios), pues para este primer día de colegio español al líder vasco sólo le ha hecho falta darse un poco de prisa para poder coger el mejor asiento del teatro parlamentario: en la bancada de detrás de la del Gobierno en funciones de Sánchez.

Sánchez ya le ha regalado a la oposición su propia foto (y vídeo) de Colón

Cuentan los cronistas que ERC pretendía hacer exactamente lo mismo, garantizar el tiro de cámara de Sánchez en banco azul y Junqueras en la hilera posterior. Es el resumen perfecto de la España actual, Vox y ERC convertidos en escoltas de Sánchez. Pero en el segundo de los casos no ha podido ser. Es lo que tiene estar preso, que llegas tarde a muchas cosas, si es que llegas. Porque seguramente te has pasado.

Pero siempre hay un roto para un descosido. Así que Junqueras ha optado por acercarse a saludar: “tenemos que hablar”, le ha dicho a Sánchez, aunque no en el sentido del novio a punto de darle una mala noticia a su pareja. “Tenemos que intentarlo. Venga, hablamos, no te preocupes”, le ha tranquilizado (nos ha intranquilizado) el presidente. Que, seguro que sin pretenderlo, a cinco días de las nuevas elecciones, ya le ha regalado a la oposición su propia foto (y vídeo) de Colón.

Comenta esta noticia
Update CMP